La petrolera Repsol ha suspendido sus negocios petroleros con Venezuela en un momento de creciente presión de las autoridades estadounidenses, que amenazan con aplicar sanciones a las compañías que hagan negocios con el Gobierno de Nicolás Maduro. La compañía española había mantenido el envío de combustible a cambio de crudo a través de un acuerdo con PDVSA incluso cuando EE.UU. aplicó nuevas sanciones al régimen bolivariano. Este acuerdo convirtió a Repsol en uno de los principales proveedores de combustible del país miembro de la OPEP, junto con la rusa Rosneft y la india Reliance Industries.

Aún no se ha tomado una decisión final sobre si Repsol cancelará por completo el acuerdo de canje con Venezuela, después de que se acordó por primera vez a finales del 2018. Un portavoz de Repsol declinó hacer comentarios acerca de estos intercambios de petróleo. En febrero, España importó aproximadamente 80.000 barriles diarios de petróleo venezolano.





Repsol ha afirmado en ocasiones anteriores que estaba cumpliendo con las sanciones de EE. UU. A PDVSA, que prohíben cualquier uso del sistema financiero de los EE. UU. o subsidiarias con sede en los Estados Unidos para acuerdos petroleros con Venezuela.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: