Hoy, para leer la crítica más demoledora del capitalismo no hay que abrir el Manifiesto comunista, sino el Financial Times. O The Economist. Es desde posiciones liberales, y no desde la izquierda, donde mejor se están identificando las contradicciones de nuestro sistema económico. Y son analistas liberales, como Martin Wolf, quienes han puesto el nombre a la bestia: capitalismo rentista.

Porque tanto nuestros problemas de eficiencia, con pobres crecimientos de la productividad, como de equidad, con sustanciosos aumentos de la desigualdad, vienen de tolerar un exceso de rentas a varios niveles. En primer lugar, un sector financiero que, generando beneficios ilusorios, succiona riqueza y talento de la economía productiva. Segundo, unas empresas oligopólicas que, concentrando poder de mercado en muchos sectores, incluido el tecnológico, estrangulan la innovación. En EE UU, crisol del dinamismo económico, se crean menos empresas que hace tres o cuatro décadas, y las más jóvenes representan una parte más pequeña del pastel. Tercero, los altos ejecutivos, que cobraban 20 veces el salario medio de un empleado en 1965, ahora ganan 300 veces más. En todos estos casos, unos individuos obtienen unos ingresos injustos: rentas por encima de lo que ganarían si los mercados fueran competitivos.

La causa de nuestra baja productividad y raquítica subida de los salarios no hay que buscarla fuera. En inmigrantes que amenazan nuestros puestos de trabajo o en países emergentes con bajos costes laborales. El problema lo tenemos en casa. En la laxitud, legal y moral, con la que hemos dejado que cuaje entre nosotros una cultura de maximizar las rentas a expensas del bienestar colectivo. El ganador se lo lleva todo.

Sin embargo, este rentismo en el sector privado es sólo la mitad de la bestia. La otra parte habita en el sector público. Tiene una cara más amable, porque suele estar promocionada por partidos, medios y representantes de la sociedad civil. Pero en nuestras administraciones abundan las rentas, como unos salarios y condiciones de empleo público por encima de las de un mercado competitivo.

No debemos privatizar el Estado, como desean los neoliberales. Tampoco superar el capitalismo, como defiende Thomas Piketty. El Estado y el capitalismo no son culpables, sino víctimas de la misma dolencia: la avaricia humana por conseguir rentas.@VictorLapuente

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: