Portada

Renta básica, un mar de incógnitas

consultor seo


La persistente preocupación por la distribución de la riqueza y la desigualdad ha dado alas a plantear herramientas como una renta básica de ciudadanía. La idea atrae a muchos académicos, pero su aplicación práctica sigue envuelta en innumerables incógnitas. “En España, como en otros países, una parte importante de la población está en riesgo de pobreza, tanto desempleados como ocupados. Y todo ello en un contexto marcado por los avances tecnológicos, la digitalización, la automatización. Es inevitable hablar de renta básica… será un debate por tiempo, porque la situación no se va a arreglar”, asegura Juan Torres López. El catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla ha diseccionado la discutida figura de un ingreso por ciudadano que contribuya a una vida digna, tratando de recoger los argumentos de defensores y detractores.





En La renta básica (ed. Deusto), Torres López remarca la necesidad de plantear el debate de forma “no sectaria”, al tiempo que se muestra convencido de que es necesario que se siga abordando la conveniencia de este instrumento “para reducir la pobreza y frenar la exclusión social”. “Con el tiempo, se va a separar el grano de la paja y la discusión se planteará en términos más objetivos”, argumenta con optimismo.

¿Por qué es tan complicado tener una posición clara en este debate? Torres lo relaciona con las dificultad para sacar conclusiones a partir de las iniciativas realizadas hasta el momento. “Hay muchas experiencias, pero todas ellas son localizadas en cuanto al lugar y las condiciones. Extrapolar conclusiones me parece aventurado”.


“Decir que no hay dinero no es el argumento más riguroso”, sostiene Juan Torres López

Así, el catedrático de la Universidad de Sevilla relativiza los resultados del experimento aplicado durante dos años en Finlandia, conocidos recientemente y en el que participaron 2.000 parados. Y defiende que era “esperable” que, al estar circunscrito al colectivo de las personas sin trabajo, no tuviera efectos positivos sobre el empleo. En cambio, Juan Torres López, responsable en su día junto a Vicenç Navarro de la propuesta económica de Podemos y últimamente cercano a las posiciones del PSOE, destaca que refleja que una renta garantizada no implica “no querer trabajar, aunque quizás lo que no quieran es trabajar 8 horas por 400 euros”.





También es una experiencia muy restringida, recuerda, la implantada en Barcelona, con una prueba piloto para casi un millar de familias del Besòs.

Sin duda, la financiación de esta medida que tomó cuerpo a mediados de los ochenta ha tenido un peso crucial en el debate académico. El análisis de López Torres concluye afirmando que “con frecuencia se presentan cifras relativas a lo que costaría poner en marcha la renta básica sencillamente disparadas o mal calculadas”.


“Ha de ser una solución política: que decida la ciudadanía”, señala el estudioso

En su opinión, “decir que no hay dinero no es el argumento más riguroso. Hay muchos argumentos que se podrían utilizar en contra”, como que hay medidas más progresivas o que puede propiciar la creación de empleos de baja calidad.

En este sentido, el catedrático de la Universidad de Sevilla opina que España puede afrontar una medida de este calado, a pesar del elevado volumen de deuda pública que arrastra y de un modelo de Estado de bienestar aún por desarrollar de forma plena.

Ante un planteamiento tan complejo, el propio autor de La renta básica reconoce que la figura le plantea dudas. “Tengo la convicción de que es imprescindible garantizar unos ingresos mínimos a todas las personas, y destinar recursos. Pero no tengo claro que la renta básica se deba financiar con impuestos”. “Tendría que venir mejor de un fondo común; es una medida complicada ”, admite.





Por todo ello, defiende la necesidad de determinar el coste efectivo de la aplicación de la renta básica, en diferentes escenarios y teniendo en cuenta distintas modalidades. “Ha de ser una solución política: que decida la ciudadanía”.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment