Aprende a Posicionar tu Sitio WEB

noa1

Necesitas Visibilidad En Tú Web

noa2
Portada

“Reino Unido subestimó la unidad de los 27 con el Brexit”

consultor seo


El eurodiputado conservador británico Charles Tannock está muy decepcionado con su partido. El drama del Brexit es consecuencia, según él, de una campaña de mentiras sumada a la “arrogancia e ignorancia” del gobierno, que ni siquiera se molestó en aprender bien cómo funcionaban las instituciones de las que querían salir. Aunque hizo campaña por el Brexit, ahora defiende la necesidad imperiosa de un segundo referéndum, pero sabe que su postura es minoritaria. Los europeístas a penas representan un 20% de los miembros de su partido.

– Está usted muy enojado con su partido

Todas las promesas que se hicieron sobre el Brexit han sido falsas. Íbamos a ser más prósperos y tener más soberanía… La realidad es completamente opuesta, nunca nos hablaron de los riesgos.





– Se dijeron muchas mentiras, pero eran fácilmente comprobables.

Los medios, especialmente los escritos de gran circulación, son muy euroescépticos. Siempre he respetado a la BBC, pero no dio voz a los eurodiputados europeístas, y sigue sin darla. Desafortunadamente, el gobierno, ni antes ni después, tampoco nos ha consultado, cuando somos los que más sabemos del asunto. Uno de los ministros encargados del Brexit incluso dijo que, si los 27 no pactaban, siempre podríamos hacer acuerdos bilaterales con Alemania. ¡Ni siquiera sabía lo que es la política de comercio común de los 28! El nivel de arrogancia e ignorancia del gobierno conservador es una pena. El señor Barnier no se podía creer que los británicos estuvieran tan mal informados. Londres subestimó la unidad de los 27. No entendían que su prioridad fuese defender la integridad del mercado interno. Nunca pensaron que Irlanda tendría prioridad sobre ellos. Pero Reino Unido está saliendo del club e Irlanda es leal. Era obvio que Barnier iba a defender a Dublín.

– ¿Y cómo es posible que cometieran un error de cálculo tan grave? No será porque no se advirtió.

Theresa May llevó consigo al 10 de Downing Street a dos consejeros en los que confiaba plenamente: Nick Timothy y Fiona Hill. Eran euroescépticos y no entendían como funcionaba la UE. Ellos escribieron el famoso discurso de las líneas rojas. Estamos donde estamos porque May se ató las manos en ese discurso. Yo estaba dispuesto a aceptar la voluntad de mayoría y salir de la UE pero quedarnos muy cerca en términos económicos, políticos y de seguridad. Pero ella decidió que íbamos a tener un divorcio radical sin pensar en las consecuencias. Activó el articulo 50 sin tener un acuerdo transpartidista. Encima, convocó elecciones anticipadas y perdió la mayoría.





– Pero la activación del artículo 50 era lo que la gente había votado.

Sí, pero la responsabilidad del gobierno era pensar en las consecuencias. Hay que tener un plan. Cameron debería de haber pensado en la posibilidad de que podía perder el referénum. Cuando May asumió el poder pensó que iba a ser rápido y fácil, pero no lo fue. Lo más cómico es que la gente de mi partido pensaba que el gobierno sabía lo que estaba haciendo y que todo estaba resuelto.

– ¿Usted hizo campaña por el Brexit?

Al inicio quería un Brexit blando para comprometerme con mi partido. Después estuve de acuerdo con una salida blanda. Pero ahora estoy completamente en contra y quiero revertirlo con un segundo referéndum. No es probable, pero hay argumentos muy fuertes para defender que lo que se prometió no se puede realizar y que hay que volver a preguntar. Los sondeos dicen que ahora hay una mayoría que optaría por quedarse en la UE.

– ¿Se siente más tranquilo ahora que May ha iniciado conversaciones con Corbyn?

No, para nada. Corbyn no va a insistir en un segundo referéndum.

– Pero hay bastantes voces en su partido que piden un “voto popular” sobre lo que acuerden.





Si, tendrá muchísima presión dentro de su partido a nivel muy alto. Y tiene otro problema grave: se está poniendo en contra de lo que piden sus militantes. También ha dicho que no va a defender la libre circulación. No le gusta porque, según él, la inmigración europea baja los salarios británicos. Algo que ningún estudio ha demostrado.

– ¿Cree que serán capaces de lograr un acuerdo?

No lo se. Los rumores dicen que Corbyn y sus asesores son positivos porque sólo van a insistir en la unión aduanera. El problema para May será la oposición de la derecha de mi partido. No se sabe si, aunque lleguen a un acuerdo, tendrán apoyo en el Parlamento. También podrían haber muchísimos rebeldes en el Labour.

– ¿Y hacia qué modelo de Brexit vamos?

Ni May ni Corbyn quieren la libre circulación de personas, por lo que no va a ser un modelo noruego. Podría ser un modelo tipo Turquía, con unión aduanera pero incluyendo productos agrícolas y pesqueros para disminuir el problema de la frontera en Irlanda. Pero claro, la derecha de mi partido, que es ultrasoberanista, está completamente en contra y May se arriesga a un cisma en el partido.





– ¿No es paradójico después de todo el drama del Brexit acabar con un acuerdo en el que se pierde el control de la toma de decisiones?

Algunos brexiters ahora dicen que es mejor quedarse en la UE a salir y quedarnos en la unión aduanera. Dicen que, al menos, si somos miembros, nuestros eurodiputados podrían defendernos. El plan que más me atraía al principio era el Noruega plus, pero implicaría un dèficit democrático porque las leyes serían hechas por los 27. El Brexit está lleno de paradojas.

– Hay eurodiputados de su grupo que aseguran que no habrá pacto del Brexit hasta después de las elecciones europeas. Pero no parece que sea lo que Juncker quiere.

Hace dos o tres días te hubiera dicho que era 50% probable que sí, pero ahora soy pesimista.

– ¿
Cree que el Brexit puede acabar partiendo por la mitad a su partido?

Es posible, pero al Labour también. El Brexit está llevando al límite a los partidos. La única cosa que nos mantiene unidos es nuestro sistema electoral, que es de mayorías. Si nos quebramos sería casi imposible establecer gobiernos con mayorías fuertes y estables. No hay duda de que hoy en día en la política británica la división clave ya no es sobre la economía o el sistema social. Ahora es sobre si eres internacionalista europeísta o euroescéptico nacionalista. Pasa en los dos partidos.





– ¿Tiene intención de permanecer en su partido?

He estado en él durante 35 años y siempre he sido leal. Es muy doloroso. Va a ser muy difícil para gente como yo quedarnos. No se cual será el futuro de un partido conservador en el que gente internacionalista europeísta no tenga lugar. Ya tengo colegas que se han ido a los Independientes, que ahora sacaría el 10% de los votos según los sondeos. Preferiría quedarme en mi partido. Es triste, pero deberíamos haberlo pensado antes.








Fuente: LA Vanguardia