En plena semana de resurrección, varios conjuntos de la Liga han tenido su penúltima oportunidad para redimirse y prosperar en la clasificación, sea para huir del infierno de Segunda División o para acercarse al paraíso europeo. El Celta, de la mano de Iago Aspas, y el Villarreal, desde el retorno de Calleja, parecen haber renacido y escapan del fuego. Otros, como Rayo, Huesca, Valladolid, Girona o Levante, desaprovecharon citas cruciales en sus aspiraciones, con resultados que dejan la zona baja al rojo vivo. La gestión de la ansiedad y la asfixiante temperatura cerca del peligro, claves en una jornada con sabor a redención para algunos y a oportunidad perdida para otros.






Redención o condena

Rayo-Huesca y Levante-Espanyol, dos empates de los que no suman

Con el 20 de abril marcado en rojo en el calendario, último y penúltimo de la clasificación se veían las caras este sábado en Vallecas en un duelo decisivo para reengancharse a la competición. El empate sin goles deja a los dos equipos descolgados, a seis y ocho puntos de la salvación a falta de sólo 15 por disputar. Ambos cometieron los pecados que han repetido todo el año. La falta de precisión en los últimos metros condenó las esperanzas de dos ascendidos que llevan demasiadas semanas viendo de cerca el abismo.

Decepción entre los jugadores del Levante tras sumar un punto en el Ciutat de València
(Manuel Bruque / EFE)

Otro empate que no sirvió a ninguno de los dos fue el del Ciutat de València en la matinal del domingo. En un partido loco, lleno de alternativas, Levante y Espanyol sumaron un punto insuficiente para sus objetivos. Los de Rubi dejaron pasar la enésima oportunidad de subirse al tren con destino a Europa, aunque se mantienen a cuatro puntos de la séptima plaza. Por su parte, el cuadro granota deberá seguir viviendo en el alambre. Los levantinistas marcan la zona de permanencia, apenas dos puntos por encima del drama, después de acumular nueve jornadas sin ganar en su particular vía crucis.






La pifia de la jornada

La portería, reflejo de la inestabilidad del Valladolid

Otro que vive un calvario es el Valladolid. Jordi Masip fue una de las grandes sensaciones del primer tramo liguero. El portero vallesano se erigió en uno de los artífices del buen inicio de temporada de los pucelanos. Sin embargo, los malos resultados empujaron a Sergio González a un cambio en la portería. Este viernes, Yoel, relevo hace dos semanas, cometió uno de los errores más groseros del curso, en una desafortunada acción que significó uno de los goles en el empate entre Alavés y Valladolid. Las dudas en la portería simbolizan los problemas de los blanquivioletas, que bucean en un mar de dudas en el momento menos oportuno de la temporada.


Vivos pese al bajón

El Alavés y su sensacional media maratón

El Alavés empezó la maratón a ritmo de récord. 32 puntos sumó el conjunto vitoriano en la mejor primera vuelta de toda su historia. Pero fue llegar al quilómetro 21 y empezar a notar el cansancio de un arranque fulgurante. En la segunda vuelta, sólo ha sumado 14 puntos, cayendo de las plazas europeas. La marcha de Ibai y las lesiones de piezas importantes han frenado la progresión de un equipo que, a pesar de acumular cinco partidos sin conocer la victoria, entra en la recta final todavía con opciones de cruzar la meta entre los seis primeros.





Abelardo Fernández, durante el partido de este viernes del Alavés
Abelardo Fernández, durante el partido de este viernes del Alavés
(Adrian Ruiz De Hierro / EFE)


Su mejor versión

El resurgir de Gonçalo Guedes

Uno de los nombres propios de las últimas semanas es Gonçalo Guedes. El habilidoso extremo portugués ha resurgido en el momento más trascendental de la temporada. Tras un verano convulso, que acabó con su esperado fichaje por el Valencia por algo más de 40 millones de euros, el luso arrancó el curso con dudas y lesiones que no permitieron ver su mejor versión. Coincidiendo con el renacer del Valencia, Guedes ha recuperado aquella electricidad y determinación que maravillaron en su temporada de debut en La Liga. Ante un deprimido Betis, anotó los dos goles que dieron el triunfo a los de Marcelino. Con el doblete en el Benito Villamarín ya suma ocho tantos en los últimos diez encuentros en todas las competiciones. En plena lucha por entrar en Champions, clasificados para las semifinales de la Europa League y con la final de la Copa del Rey ante el Barça en el horizonte, su resurrección es una de las mejores noticias para afrontar los múltiples desafíos de los valencianistas.






Clásico guión

Oblak y el cuento de nunca acabar

El partido de este sábado del Atlético de Madrid en Eibar fue como aquellas películas románticas de domingo por la tarde en las que el guión se descubre con la primera mirada entre protagonistas. Esta vez, el mejor actor de reparto fue Thomas Lemar, que se redimió saliendo desde el banquillo después de una temporada muy decepcionante para el fichaje más caro de la historia del club colchonero. “No ha sido excepcional”, reconocía el francés sobre su primera campaña como atlético este mismo sábado. En su particular idilio con el 0-1, como casi siempre, el otro protagonista del filme dirigido por Simeone fue Jan Oblak. El esloveno volvió a dejar la portería a 0 en Ipurua por décimo octava vez esta temporada en Liga. El arquero, renovado hasta 2023 y con una cláusula de 120 millones de euros, se ha convertido en el argumento principal de un equipo que afronta un verano clave en el que deberá suplir algunos de los personajes principales estos últimos años.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: