España

Rajoy no convocará a Sánchez ni Rivera ante el órdago


El Gobierno valoraba ayer desde una posición de cierta distancia el acto que hoy ha convocado el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para anunciar la fecha y la pregunta del referéndum ilegal que pretende convocar después del verano.

Y la respuesta que dará hoy el Ejecutivo será que «pueden anunciar cuantas veces quieran ese referéndum, y convocar todos los actos que quieran convocar, porque la consulta no se va a celebrar». El anuncio que hoy realizará el presidente de la Generalitat no es recurrible, en tanto Puigdemont no firme la convocatoria de nada, así que desde Moncloa insisten en solemnizar que en ningún caso se celebrará ese referéndum, al tiempo que subrayan «la división y la radicalidad» del proyecto que sigue impulsando el Gobierno catalán. «Nos estamos acostumbrando todos a vivir en el anuncio del anuncio. Y el Gobierno de España no es de anunciar, es de actuar. La Generalitat y Junts pel Si, cuanto más solos están, más radicales se vuelven. Y cuanto más les dicen que ése no es el camino, más empeño ponen en seguir en solitario por un camino que no conduce a ninguna parte», advierten desde el Ejecutivo.

Mientras Puigdemont sigue elevando el tono y avanzando en su cruzada independentista, el Ejecutivo no se mueve de su estrategia, desde el convencimiento de que la «radicalidad» independentista les debilita en este pulso y garantiza «la victoria del Estado de Derecho». «Este pulso lo van a perder y lo saben», insistían ayer fuentes gubernamentales horas antes de que Puigdemont ponga hora y pregunta a la consulta ilegal.

Aunque la tensión irá todavía a más, en un proceso en el que la única duda que queda ya es saber de qué manera escenificará la Generalitat el «choque» con el Estado, y la respuesta que éste dará «a cada paso que ejecute el independentismo», Rajoy entiende que no es necesario crear un grupo de trabajo ni convocar cumbres con los partidos constitucionalistas para gestionar el desafío soberanista.

El presidente mantiene un diálogo «fluido y constante» con los líderes de los partidos constitucionalistas, con PSOE y con Ciudadanos (Cs) de manera prioritaria, y por ese mecanismo administrará la respuesta a las decisiones que adopte en el futuro la Generalitat.

«No hace falta escenificar en ninguna cumbre el acuerdo que existe y la disposición a seguir consensuando todas las decisiones que se adopten en el futuro», explican las fuentes consultadas. Desde el PSOE habían planteado esta posibilidad, pero Moncloa entiende que no hace falta constituir formalmente una mesa a tres «cuando es el Gobierno el que tiene que actuar y su decisión es informar y buscar el acuerdo con los demás partidos sobre cada paso que tenga que dar».

El momento decisivo llegará cuando el Ejecutivo pueda verse obligado a adoptar las decisiones más controvertidas para frenar al independentismo si Puigdemont sigue adelante e intenta incluso sacar las urnas a la calle aunque el referéndum sea suspendido por el Constitucional. Todas las posibilidades legales están analizadas y pueden ser utilizadas, insisten en Moncloa. En teoría tanto el PSOE de Pedro Sánchez como el partido de Albert Rivera han anticipado su apoyo al Ejecutivo para evitar el referéndum y defender la soberanía nacional. «Pero está por ver, llegado el momento de bajar al detalle, en qué queda ese respaldo y si no se abren debates políticos que distorsionen la unidad. Confiemos en que no», señalan desde el entorno del jefe del Ejecutivo.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment