Nueva
denuncia policial por abusos
sexuales contra dos padres
jesuitas, según ha podido saber RAC1. Otro exalumno del centro de Sant Ignasi, en el barrio de Sarrià de Barcelona, ha denunciado que, a principios de los ochenta, recibió abusos del exdirector del centro, el padre Lluís Tó, y del profesor de religión, el padre que responde a las iniciales A. R.. Con esta, ya son tres las denuncias contra padres jesuitas en poco más de una semana. Serían, de hecho, tres los jesuitas de esta escuela denunciados hasta ahora, todos religiosos.

La víctima se llama Ignacio D.B. y tiene 48 años. Estudió en el centro de Sant Ignasi de cuarto a séptimo de EGB, de los ocho a los doce años (de 1979 a 1983). En unas declaraciones al programa El món a RAC1 emitidas a primera hora de hoy, este hombre recuerda que era un chico movido. Este hecho propició que, cuando tenía 11 años, lo enviaron a menudo al despacho del director, el padre Lluís Tó. Las primeras veces, sólo lo abroncaba. Después, la situación cambió.






En las colonias

El otro episodio que Ignacio denuncia pasó en unas colonias de verano en la casa de Roques Blanques, en Ribes de Freser, en el año 1982. Según explica, el padre A.R. era el
director de las colonias y aprovechaba esta situación para abusar de él y de sus compañeros. Según el testimonio que recoge RAC1, el religioso los despertaba magreándoles los genitales, por lo que los niños decidieron dormir boca abajo, cosa que no frenó a A.R., que los despertaba magreándoles el culo, hurgando.

Ignacio asegura que ha decidido presentar la denuncia después de escuchar el testigo de los hermanos De la Mata, que aseguran que recibieron abusos por parte de los padres Tó y Sala. Ya son tres los padres jesuitas denunciados por abusos a menores.


Al lado de las víctimas

Por su parte, fuentes de los jesuitas no han dado detalles a RAC1 de la situación del padre A.R.. Sus portavoces han declinado hacer declaraciones hasta que conozcan el detalle y la literalidad de la denuncia puesta por Ignacio. Los jesuitas, en cualquier caso, insisten que están al lado de las víctimas, que las quieren “escuchar y acoger por responsabilidad”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: