El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha reunido este sábado con todos sus ministros para una jornada de convivencia en la finca estatal de Quintos de Mora (Toledo) con el objetivo de organizar el trabajo legislativo del trimestre. Sánchez repite así una fórmula que ya empleó con su primer gabinete, el salido de la moción de censura, y al que se llevó también a Quintos de Mora en el verano de 2018. La novedad, en este caso, es la presencia de ministros de Unidas Podemos. 

Por la mañana, dos cuestiones estarán sobre la mesa: La agenda legislativa del trimestre, por un lado, y el contexto económico y la estabilidad presupuestaria, por el otro, en un momento en el que el Ejecutivo tiene que presentar la senda de déficit y deuda con la que va a elaborar el proyecto de Presupuestos para este año. El encuentro se producirá tras la reunión este viernes del Consejo de Política Fiscal y Financiera en la que el Gobierno ha acordado relajar los objetivos de déficit de las comunidades autónomas. Hacienda aplazó hasta 2022 la estabilidad presupuestaria de las regiones. La meta de déficit para este año será del 0,2%, dos décimas más que la anterior.

Tras el receso para la comida informal, Sánchez y sus ministros volverán al trabajo para analizar, según Moncloa, las «grandes transformaciones» que el Ejecutivo quiere llevar a cabo en esta legislatura, relativas a cuestiones como la transición ecológica, la digitalización de la economía o la justicia social. La jornada se ha programado para que los debates terminen a las 19.00 y no está previsto ninguna comparecencia ante los medios de comunicación, sino que será la Presidencia del Gobierno la que distribuya información e imágenes sobre la cita. La idea de Moncloa es también crear un cierto clima dentro del gabinete, que se reúne una vez a la semana de forma oficial en el Consejo de Ministros. Será la primera vez que los representantes de Unidas Podemos acudan a esta finca.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (centro) acompañado, de izquierda a derecha, por el ministro de Agricultura, Luis Planas; el de Ciencia e Innovación, Pedro Duque; la vicepresidenta primera y ministra de Presidencia, Carmen Calvo, la de Hacienda, María Jesús Montero; y el de Interior, Fernando Grande Marlaska, en la finca toledana de Quintos de Mora. Prensa Moncloa

Enclavada en los Montes de Toledo, el predio de Quintos de Mora abarca una superficie de más de 6.800 hectáreas y pertenece al municipio de Los Yébenes (Toledo). Propiedad del Estado desde 1942, ha sido el lugar elegido por algunos presidentes del Gobierno para recibir las visitas de otros mandatarios, como hizo José María Aznar con el estadounidense George W. Bush en 2001. Tanto Aznar como luego Zapatero usaron la finca de Quintos de Mora no solo para alojar a sus huéspedes internacionales, sino también para disfrutar de unos días de descanso, como ha hecho Sánchez en varias ocasiones. Fue también en este enclave donde el propio Aznar preparó con Mariano Rajoy en 2003 los cambios en el Gobierno y el PP tras elegirlo como su sucesor en el partido.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: