Portada

Quim Torra comparece ante el jucio del procés


“Este juicio no se debería de haber celebrado nunca en un Estado que se dice democrático”. Con esta declaración de intenciones ha empezado su valoración del inicio del juicio del

procés
el presidente de la Generalitat, Quim Torra, desde el Centre Cultural Blanquerna, la delegación del Govern en Madrid, después de acudir a la primera jornada del proceso judicial en el Tribunal Supremo.

Torra, que ha informado que el Executiu catalán tiene intención de ocupar cada día sus dos sillones en el Salón de Plenos del Alto Tribunal, ha tachado el juicio de “ataque a la democracia, a los derechos humanos y una vergüenza indigna en la Europa del siglo XXI”. “Es la venganza contra un pueblo que defendió las urnas contra las porras, que decidió decidir y que puso su cuerpo para defenderlo”, ha agregado.





Ante ello, el presidente de la Generalitat ha calificado de “muy acuradas, técnica y políticamente”, las defensas de los distintos letrados de los 12 procesados en la causa del procés en una primera jornada protagonizada por Europa, los alegatos políticos y los argumentos técnicos. “Hoy ya se ha desnudado al Estado y se ha hecho evidente que la macrocausa es una persecución política”, ha sentenciado Torra.

Una causa de la que ha exigido “su archivo inmediato”, en una serie de siete puntos leídos en catalán, español e inglés en la que también ha instado a los magistrados del Supremo a atender las peticiones de las defensas “si quiere preservar cierta imagen de imparcialidad” y ha reclamado “la libertad de los presos para que se puedan defender”. “Esta causa llegará a los tribunales europeos e internacionales y la ganaremos, que lo tengan claro los salvapatrias de la unidad de España”, ha añadido el president.

En su declaración desde Blanquerna –a apenas un kilómetro de la plaza Villa de París, sede del Supremo–, Torra también ha interpelado al Ejecutivo central para tratar de recoser el diálogo deshilachado. “Pedimos al Gobierno que vuelva a la mesa del diálogo y hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para que dé fe de las negociaciones y las coordine”, ha comentado.

“Por qué nos tenemos que resignar a que el Estado no se siente a negociar”, se ha preguntado el presidente de la Generalitat, que ha asegurado que en sus dos reuniones –en Madrid, primero, y Barcelona, después– con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “siempre se ha podido hablar de todo”. En este sentido, Torra ha buscado en la manifestación de este pasado domingo en Colón impulsada por PP, Cs y Vox, así como “los fantasmas del viejo PSOE”, en referencia a los barones, las causas de que “el Estado rompa el diálogo”.





“Le pido al señor Sánchez que tenga la valentía y el coraje que el momento precisa, que escuche el gran consenso del 80% de la sociedad catalana que quiere decidir su futuro”, ha insistido Quim Torra. En este sentido, ha abierto una puerta a que los partidos soberanistas no voten las enmiendas a la totalidad planteadas por ERC y PDECat en el Congreso –y que tumbarían la tramitación de las cuentas de 2019. “Quien tiene capacidad para alterar la votación de este miércoles es el presidente Sánchez. Si se decide a acabar con la represión, está dispuesto a hablar de la autodeterminación y concretamos la figura del relator, hay margen”, ha deslizado.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment