Internacional

Qatar anuncia que va a aumentar su producción de gas en un 30% | Internacional


Qatar ha anunciado este martes que va a aumentar un 30% su producción de gas de aquí al año 2024. La noticia, justo cuando el emirato se encuentra sometido a la presión económica de sus vecinos, parece indicar una firme voluntad de defender tanto su posición de primer exportador de gas natural licuado (LNG), como la independencia de su política exterior que cuestionan Arabia Saudí y sus aliados.

“Este nuevo proyecto va a reforzar la posición de Qatar”, ha declarado el presidente de Qatar Petroleum (QP), Saad al Kaabi, durante la presentación en Doha. Eso va a permitir que el emirato “siga siendo por mucho tiempo líder mundial del sector LNG”. Es precisamente la enorme riqueza del gas la que ha permitido el aventurismo diplomático que tanto molesta a sus vecinos.

El objetivo es aumentar la producción de LNG de los actuales 77 millones de toneladas anuales hasta 100 millones. El volumen adicional de gas va a lograrse, según ha explicado Al Kaabi, doblando el tamaño del nuevo proyecto de gas en el sector sur del Yacimiento Norte, que el gigante público QP anunció el pasado abril. Eso va a permitir incrementar la obtención de gas natural, condensado y otros productos derivados en el equivalente a un millón de barriles de petróleo diarios. El Yacimiento Norte es el mayor del mundo. Qatar lo comparte con Irán, que a su parte la denomina Pars Sur y que firmó este lunes un acuerdo de explotación con la francesa Total.

“Una vez completado, en el plazo de entre 5 y 7 años, este proyecto elevara la producción del Estado de Qatar al equivalente en petróleo de unos seis millones de barriles diarios”, ha declarado el presidente de QP.

Para hacerse una idea de la magnitud del plan catarí hay que poner las cifras en contexto. Arabia Saudí, el hermano mayor de las petromonarquías, con una extensión 180 veces la de Qatar y 70 veces más de población, produce en torno a 10 millones de barriles diarios de crudo.

Qatar se encuentra en estos momentos en el medio de una grave crisis diplomática. Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto le acusan de apoyar el terrorismo e interferir en sus asuntos internos. Desde que el pasado 5 de junio cortaron relaciones diplomáticas con Doha, han sometido al pequeño pero rico Estado a un boicot económico y político que amenazan con escalar sino se pliega a sus exigencias. Los ministros de Exteriores de esos cuatro países van a reunirse mañana miércoles en El Cairo para evaluar la respuesta entregada este lunes por el ministro catarí de Exteriores al emir de Kuwait, que actúa como mediador.

Al Kaabi se ha mostrado muy consciente de las circunstancias regionales. La ampliación del proyecto requiere la participación de empresas internacionales y sus vecinos han amenazado con presionar a estas para que elijan si hacen negocios con ellos o con Qatar.

“[Incluso] si no hay empresas dispuestas a trabajar con nosotros, llegaremos a los 100 millones de toneladas”, ha afirmado dando a entender que lo conseguirán por su cuenta.

El anuncio ha levantado el ánimo entre los cataríes, tal como se ha visto inmediatamente reflejado en la Bolsa de Doha que cotizaba al alza después de cuatro semanas de caída.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment