Carles Puigdemont no tiene ningún inconveniente legal para presentarse a las elecciones al Parlamento Europeo, como ayer anunció Junts Per Catalunya (JxCat), pero tendrá más problemas si quiere de verdad adquirir la condición de eurodiputado, porque la legislación española le obliga a acatar la Constitución ante la Junta Electoral Central (JEC), que tiene su sede en el Congreso, y ese juramento o promesa debe hacerlo en persona. No cabe hacerlo mediante acta notarial, como ocurre en el caso del Parlament de Catalunya.

A los eurodiputados elegidos en España se las aplica la legislación española y, al no estar privado de sus derechos de sufragio, ni activo ni pasivo, el expresident de la Generalitat podrá presentarse. Incluso podrá recoger el acta de eurodiputado en la Junta Electoral Central por delegación, cumpliendo los requisitos de la Ley Electoral General, que tiene un apartado especial dedicado a las elecciones europeas.






Ese juramento o promesa debe hacerlo en persona y no cabe hacerlo mediante acta notarial, como ocurre en el caso del Parlament de Catalunya

Pero esa ley deja claro, en su artículo 224, que en el plazo de cinco días desde la proclamación de los candidatos electos, éstos “deberán jurar o prometer acatamiento de la Constitución ante la Junta Electoral Central”. Ese “ante” el es interpretado en fuentes de la Junta Electoral Central que tiene que ser presencial, no puede hacerlo por acta notarial. Es el mismo argumento que se aplicó en el caso del Parlament cuando se pretendía hacer una investidura a distancia de Puigdemont, que se denegó porque cuando el Estatut y el reglamento del Parlament hablaban de que el candidato debía exponer su programa ante el pleno de la cámara, quería decir en persona.

De hecho, lo habitual es que la JEC determine un día concreto para el acatamiento de la Constitución de los eurodiputados, todos el mismo día. Hace cinco años, después de las últimas elecciones europeas, la JEC celebró esta sesión el 13 de julio, apenas 15 días después de la celebración de las elecciones.


Si Puigdemont no acude a acatar la Constitución, la JEC suspenderá todas las “prerrogativas que le pudieran corresponder por razón de su cargo”

Si a esa sesión que convoque la Junta Electoral Central no acudiera Carles Puigdemont a acatar la Constitución, lo que es difícil que haga porque sigue vigente la orden de detención en España contra el expresident, la JEC suspenderá todas las “ prerrogativas que le pudieran corresponder por razón de su cargo”. Sin embargo, no perderá el escaño, el eurodiputado elegido podrá acatar la Constitución en cualquier momento, y sólo si renuncia al escaño correrá la lista.





En el caso de la inmunidad pretendida por Puigdemont y del que gozan todos los europarlamentarios en el territorio de la Unión, desde el Parlamento Europeo la vinculan al trámite de la JEC. Explican que la JEC no realiza solamente una labor comunicativa de los resultados electorales y de quiénes han sido elegidos como europarlamentarios en función de dichos resultados. La JEC comunica directamente la relación de los dirigentes que han formalizado el trámite del acta y acatado la Constitución, de manera que la aplicación de la inmunidad se hace efectiva en el momento en que se cumplimenta el trámite en España.

De esta forma, desde el Parlamento Europeo contradicen al expresident cuando asegura que será Europa quien tenga la última palabra sobre su caso. Sostienen que es el país por el que se presenta como candidato quien decidirá de acuerdo a la LOREG y que ningún eurodiputado español ha tomado nunca posesión de su cargo de forma telemática.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: