Josep Rull es uno de los nombres principales que Carles Puigdemont baraja para encabezar la lista para las elecciones generales de JxCat, la fórmula con que el PDECat y la Crida Nacional per la República se presentarían conjuntamente a los comicios del 28-A. Al exconseller de Territori le seguirían en los primeros puestos de la candidatura Eduard Pujol, actual portavoz adjunto de JxCat en el Parlament, y Míriam Nogueras, vicepresidenta del PDECat y persona de confianza del expresident de la Generalitat.

Esta configuración de la lista de Barcelona, junto a los nombres que suenan para las de Girona (la alcaldesa Marta Madrenas) o Lleida (el diputado Antoni Postius), dejaría fuera de juego a la dirección actual del PDECat en el Congreso, que recae sobre todo en Carles Campuzano, y a otros nombres de confianza de la dirección del partido como, por ejemplo, Jordi Xuclà. Y esta es la configuración que Puigdemont intenta que acepte David Bonvehí para cerrar cuanto antes la oferta para estas elecciones generales, junto a la de las europeas y las municipales en Barcelona, que continúan todavía abiertas.





El expresident de la Generalitat y el presidente del PDECat hablaron durante el pasado fin de semana de la cuestión, y el primero le instó a negociar la composición de las candidaturas de las tres citas electorales conjuntamente y a cerrarlas como muy tarde esta misma semana, ayer según algunas fuentes. El acuerdo, sin embargo, todavía no se ha producido, porque Bonvehí plantea que los candidatos tienen que someterse a las primarias internas del partido y no acabaría de ver claros según qué nombres. En este sentido, la idea de Puigdemont de sopesar a un preso como cabeza de lista, en este caso Rull, pretendería dejar al presidente del PDECat sin argumentos para oponerse e intentar plantarle cara en unas primarias con un aspirante alternativo.

Para las europeas ha sonado, entre otros, el nombre de Jordi Turull y en el caso de las municipales de Barcelona la posibilidad de que Elsa Artadi acompañe como número dos a Joaquim Forn continúa no sólo en el aire, sino que podría haber perdido fuerza en los últimos días.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: