El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha pedido al Tribunal Supremo que levante la orden nacional e internacional de búsqueda, detención e ingreso en prisión que pesa sobre él y que archive la causa tras la posición de la Justicia Europea en relación con la inmunidad de los eurodiputados. Estas son las dos consecuencias fundamentales que, según la defensa Puigdemont, debe tener para el expresidente la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre la inmunidad de Oriol Junqueras. Puigdemont pide también que si la causa sigue adelante, el Supremo aparte al juez Pablo Llarena, instructor de la causa del procés en el Supremo, por falta de imparcialidad.

En un escrito de 63 páginas, el abogado Gonzalo Boye responde a la petición que formuló Llarena  tras la sentencia del TJUE a las acusaciones y las defensas del expresidente y el exconsejero Toni Comín, fugados de la justicia española y que fueron elegidos eurodiputados en las elecciones del pasado 26 de mayo, pero no llegaron a tomar posesión del escaño porque el Parlamento Europeo les denegó la entrada. El abogado del expresidente cree que el juez debe decretar el «sobreseimiento libre» y el «archivo inmediato» de las actuaciones abiertas contra él, al considerar que está blindado por la inmunidad parlamentaria y porque entiende que los hechos que se le imputan «constitutivos de delito alguno».

«Nunca antes se ha puesto en duda que en caso de haber adquirido la inmunidad como diputado al Parlamento Europeo ello implicaba de forma insoslayable la obligatoriedad de levantar cualesquiera medidas cautelares personales dictadas en contra de mi mandante. Por ello, aclarado por el Tribunal de Justícia de la Unión Europea que mi representante efectivamente ha adquirido plenamente la condición de diputado al Parlamento Europeo y la inmunidad que corresponde al cargo desde el momento de su proclamación, poco más cabría discutir sobre la procedencia de levantar todas las órdenes de detención, prisión o extradición», afirma el escrito presentado por la defensa del expresidente.

El expresident critica duramente la posición que ha mantenido la Fiscalía desde que se conoció el fallo del tribunal europeo sobre Oriol Junqueras. «No solo es extravagante sino que es grosera, manifiesta y palmariamente ilegal, con todo lo que ello implica», señala el escrito en referencia a la petición del ministerio público de seguir adelante con todas las medidas cautelares dictadas contra el expresidente catalán y pedir al Supremo que solicite a la Eurocámara que levante la inmunidad de Puigdemont.

Según Puigdemont, la euroorden contra él fue dictada «sin fundamento legal y sin la previa autorización del Parlamento Europeo» y las medidas cautelares (orden nacional e internacional de detención y declaración de rebeldía) son «incompatibles con las inmunidades inherentes a esa condición». «E incompatibles también con los derechos fundamentales en cualquier sistema democrático», sostiene Boye.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: