Un estudio reciente ha mostrado que mejora la recuperación cognitiva en pacientes que han sufrido un ictus o que padecen algunas enfermedades

Hoy 1 de marzo se celebra el Día Mundial de la Musicoterapia. Según un estudio reciente, mejora la recuperación cognitiva en pacientes que han sufrido un ictus y padecen demencias, previene la depresión y, además, puede ser beneficiosa para mejorar la marcha, la motricidad y la función ejecutiva en algunos pacientes. El doctor Moisés León Ruiz ha afirmado que ha resultado efectiva en pacientes de otras enfermedades como la enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, epilepsia o trastornos del nivel de consciencia.

Actualmente no se conocen plenamente los procesos neuroestructurales desencadenados o potenciados por la musicoterapia, el neurólogo declara que “parece” que su utilización “mejora la activación neuronal, la neurorregulación, el aprendizaje y la neuroplasticidad”. Asimismo, se han realizado numerosos estudios sobre la aplicación de la musicoterapia en personas con demencias, especialmente en casos de pacientes con enfermedad de Alzheimer y con demencia vascular.

Las investigaciones indican que cantar y/o escuchar música, junto con estimulación cognitiva y/o ejercicio físico, mejora el rendimiento cognitivo general y las actividades de la vida diaria. Además, la musicoterapia también parece ser efectiva “para mejorar los síntomas neuropsiquiátricos como la depresión, ansiedad y la agitación psicomotriz que suelen padecer estas personas”, ha afirmado.

EPILEPSIA

Una investigación que contó con niños y adultos obtuvo como resultado una disminución del 24% en las convulsiones. Otros estudios también han descrito su utilidad en pacientes en estado epiléptico no convulsivo o con encefalopatías epilépticas farmacorrefractarias. Asimismo, en pacientes en estado vegetativo persistente, la musicoterapia podría reducir de forma significativa la tensión arterial sistólica/diastólica, además de generar un aumento del contacto visual. En casos en estado de mínima consciencia, otros estudios han observado un incremento del contacto visual, la sonrisa y el uso comunicativo instrumental y vocal, así como una disminución de las expresiones de molestia y sufrimiento.

Aunque se precisan más estudios para definir el tipo, la frecuencia y la intensidad “óptimos” para conseguir los mejores resultados de forma individualizada, “la musicoterapia es una estrategia adicional de neurorrehabilitación con presente y futuro”, ha concluido Ezpeleta.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: