La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, a su llegada a la primera reunión de los equipos negociadores del PSOE y Unidas Podemos. En vídeo, declaraciones de Lastra. Kiko Huesca (efe) | atlas

Ambiente de ruptura en el Congreso. Después de casi cuatro horas en una segunda reunión, el PSOE y Unidas Podemos han trasladado el mensaje de que la negociación está prácticamente rota. La investidura de Pedro Sánchez sigue así bloqueada. Si no hay un movimiento sorpresa en los próximos días, el 23 se convocarán automáticamente las elecciones para el 10 de noviembre. Los portavoces de los dos grupos fueron muy claros después de una reunión que giró de nuevo sobre la coalición que Unidas Podemos plantea y el PSOE rechaza.  «No vemos salida a esta situación por la negativa de Unidas a la opción que les proponemos. No hay vía para alcanzar un acuerdo», ha concluido Adriana Lastra, portavoz parlamentaria de los socialistas y miembro del equipo negociador de los socialistas. «El PSOE no se mueve de su planteamiento de formar un gobierno de partido único como si tuviera mayoría absoluta. Nos han dicho que si no aceptamos ese marco, entienden que no debe haber más reuniones», ha asegurado Pablo Echenique, portavoz del equipo negociador de Unidas Podemos, quien ha descartado también que su grupo vaya a facilitar una «investidura gratis» a Pedro Sánchez.

Ambos trataron de culpar al otro de la repetición de elecciones, un escenario que toma más cuerpo cada día. «Nos parece un error y una irresponsabilidad la decisión de levantarse de la mesa. Esto aboca al país a elecciones. Nos hace sospechar que esta era su intención desde el principio de las negociaciones. Esperamos que rectifiquen y expliquen por qué lo que era posible en julio ya no lo es», aseguró Echenique. «Unidas Podemos tiene que reflexionar sobre lo que no se merece este país, que son nuevas elecciones. Y si va a permitir que haya un Gobierno progresista o va a impedirlo otra vez. Nos sentaremos las veces que sean necesarias», señaló Lastra.

Ambos también descartaron otra salida sobre la que se ha debatido internamente en los dos partidos en los últimos días: la posibilidad de que Unidas Podemos ofrezca el apoyo para una investidura sin pactar nada con el PSOE, y después se vaya a la oposición. «Pensamos que sería una opción enormemente irresponsable, conduciría a nuestro país a una grave inestabilidad. No entra dentro de nuestros planes ni lo estamos considerando». Echenique dijo que el PSOE ha dejado claro en cualquier caso que no habrá investidura si no están garantizados los apoyos. «Están haciendo lo contrario que en julio. Entonces fueron a la investidura sin tener garantizados los apoyos, y ahora no aceptarán el encargo del Rey a menos que los tengan», señaló el jefe del equipo negociador de Unidas Podemos. A Lastra le preguntaron si, en el caso de que Unidas Podemos planteara eso, Pedro Sánchez rechazaría ante el Rey esa posibilidad. «Ellos han dejado claro que no quieren investidura gratis. Nosotros tampoco. Queremos un acuerdo programático».

En vídeo, Carmen Calvo asegura que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se han reunido a solas muchas horas. Foto: EDUARDO PARRA (EUROPA PRESS) | Vídeo: ATLAS

A pesar de que ambos destacaron que en la reunión «hubo un tono cordial», lo cierto es que después de nueve horas -cinco el jueves y cuatro hoy- no se ha avanzado ni un centímetro, y ni siquiera hubo intercambio de papeles en esta segunda cita, a pesar de que la semana pasada se acordó que se intercambiarían documentos durante el fin de semana. Sin desbloquear el asunto de la coalición, parece imposible avanzar. Pero aún quedan varios días.

Al contrario del jueves, de momento no hay cita para una nueva reunión y tampoco está previsto que se vean los líderes, que mañana protagonizarán en el Congreso un debate que puede marcar la ruptura definitiva. «Los líderes se verían solo para firmar un acuerdo, pero no existe, por tanto la reunión no se dará, es evidente», aseguró Lastra.

El PSOE, como hizo el jueves, exige descartar la coalición para empezar a negociar y Unidas Podemos pedía discutir ese asunto y el programa conjuntamente. Posturas que los líderes de los equipos negociadores han dejado claras a su entrada a la reunión. «Unidas Podemos tiene que estar en una posición más flexible, están muy inflexibles… pero tenemos que tener al presidente investido la semana que viene”, ha dicho Carmen Calvo, vicepresidenta en funciones, antes de entrar a la reunión, minutos antes de las 11.00. «Venimos con ánimo de dialogar. El Gobierno de coalición parece lo más sensato», ha asegurado Pablo Echenique, secretario de acción de gobierno de Podemos, a su llegada.

Las tres negociadoras del PSOE —Calvo, vicepresidenta del Gobierno en funciones; Adriana Lastra, portavoz socialista en el Congreso; y María Jesús Montero, ministra de Hacienda en funciones— han entrado a la reunión desde la Carrera de San Jerónimo y se han parado a hacerse una foto con un ciudadano. El grupo liderado por Echenique ha vuelto a entrar por un acceso interno del Congreso. Ambos líderes negociadores se han parado a hablar brevemente con los periodistas. «Hemos demostrado capacidad de ceder. Ahora hay que ver si Pedro Sánchez quiere elecciones o Gobierno», ha completado el dirigente de Podemos.

El objetivo de la formación que lidera Pablo Iglesias es conseguir un acuerdo de coalición a partir del punto en el que las conversaciones saltaron por los aires en la fallida investidura de julio. «No se entiende que lo que valía entonces no valga ahora», ha subrayado Echenique. Unidas Podemos está dispuesta a aceptar la última oferta que les hizo Sánchez hace menos de dos meses: una vicepresidencia social y tres ministros. Pero también se ha mostrado favorable a negociar nuevas estructuras para que ambos partidos compartan el Consejo de Ministros.

Iglesias ha dejado claro que su formación no piensa cambiar en la fórmula de Gobierno. El líder de Podemos ha asegurado en una entrevista para el programa de radio Carne cruda que su partido ha sido el que más ha cedido en las negociaciones. “Todo tiene un límite, no se puede ceder hasta el infinito«. «Si el PSOE vuelve a julio, y añade las Políticas de empleo o están dispuestos a explorar competencias en transición energética estamos dispuestos a negociar el acuerdo sobre la base de que ya hemos renunciado a muchas cosas. Para nosotros son fundamentales algunas competencias de trabajo y de transición energética. A partir de esta base sería cuestión de horas», ha detallado. También ha descartado apoyar a Sánchez en la investidura para luego pasar a la oposición: “Nuestros inscritos han dicho otra cosa”.

El PSOE descartaba esta opción y buscaba un pacto que se limite al programa. «Tenemos que tener al presidente investido la semana que viene», ha demandado Calvo a su entrada a la reunión. A inicios de la próxima semana el Rey debería llamar a una ronda de consultas con los líderes de los partidos políticos y así cumplir con los plazos establecidos para que a finales de semana pueda comenzar la investidura. El procedimiento requiere cuatro días: la primera sesión de debate, una segunda jornada de votación en la que el candidato a presidente debe obtener el respaldo de la mayoría absoluta de la Cámara; si no lo consigue, se abre un plazo de 48 horas para que los diputados vuelvan a votar. En esta segunda ocasión, solo es necesaria una mayoría de síes.

“Solo faltan ellos”, ha dicho la vicepresidenta este martes en una entrevista en Telecinco en referencia a la posición de Unidas Podemos. Calvo ha dado por hecho que el PSOE cuenta con el apoyo del PNV y la abstención de ERC.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: