Portada

Próxima parada: inclusión urbana 360 grados

consultor seo


Renovar la ambición de accesibilidad requiere reflexionar tanto en la capacidad de desplazarse como en la capacidad de pensar el mundo que nos rodea


Barcelona

Barcelona es una ciudad inclusiva desde el punto de vista de la adaptación del transporte público

Barcelona es una ciudad
inclusiva desde el punto de vista de la adaptación del transporte
público a las personas con movilidad reducida. Muestra de ello es la accesibilidad del metro de Barcelona. 143 estaciones de las 158 con las que cuenta la ciudad son accesibles.

De hecho, en 2011 Barcelona fue una de las ciudades finalistas del premio
‘Access City Award’ creado por la Unión Europea (UE). La creación de este premio se explica con dos datos: en 2020 se calcula que la UE contará con 120 millones de habitantes con discapacidades y que el 80 % de los ciudadanos de la UE vivirán en medio urbano. A nivel local, el objetivo reciente del departamento de Territorio y Sostenibilidad de conseguir el 100% de paradas de metro accesibles en 2023 apunta a una ambición renovada en este ámbito.






París

Para impulsar la accesibilidad en la década a venir, París cuenta con los juegos
olímpicos y paralímpicos de 2024

Para impulsar la accesibilidad en la década a venir, París cuenta con los juegos
olímpicos y paralímpicos de 2024. Gracias a los juegos paralímpicos la ciudad espera mejorar las infraestructuras de transporte y cambiar la mirada que la sociedad lleva sobre el hándicap. Para conseguirlo, queda mucho camino por recorrer. En París solamente 9 de las 303 estaciones con las que cuenta la ciudad son accesibles a las personas con movilidad reducida.

Existe un servicio público de movilidad reservado a personas con movilidad reducida (PAM75) para paliar este déficit y facilitar trayectos inviables con los transportes públicos. A pesar de los problemas de saturación, falta de recursos y falta de flexibilidad en el servicio, un aspecto positivo de este servicio es el programa de actividades programado por el mismo (ESCAPAM) y que incluye visitas a museos, teatros, i otros eventos de la ciudad.


Qué podemos hacer

Levantar las barreras invisibles podría ser, pues, la próxima parada de la ciudad

Renovar la ambición de accesibilidad requiere reflexionar tanto en la capacidad de desplazarse como en la capacidad de pensar el mundo que nos rodea. Para pensar el mundo, y pensarnos en él, es esencial acceder a su oferta cultural y de ocio. Es importante que las actividades
propuestas a las personas con discapacidad tengan lugar en la oferta
cultural
existente, favoreciendo la inclusión
social. Para ello, Barcelona debe continuar desarrollando
iniciativas
existentes en museos de la ciudad, que combinan innovación
tecnológica y políticas de precios favorables. Ello permite acceder al capital social y cultural, favoreciendo la movilidad física, económica y social.





Fomentar una inclusión a 360
grados permitirá a Barcelona garantizar, a todas las personas por igual, los derechos culturales y la dignidad, y fomentar un crecimiento económico y urbano inclusivo. Levantar las barreras invisibles podría ser, pues, la próxima parada de la ciudad.


París

Profesora de Economía en ESSEC Business School. Doctora en Economía por UC Berkeley, Estefania investiga el rol de las instituciones y del lenguaje para explicar la desigualdad de género y el desarrollo económico.










Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment