Prosegur logró un beneficio neto de 83,1 millones de euros entre enero y septiembre, el 28,3 % menos que un año antes, lastrada por la depreciación de algunas de las divisas en las que opera y los costes derivados de la integración de los activos adquiridos.

La compañía de seguridad privada facturó 3.097,6 millones de euros, el 9,5 % más. A tipos de cambio constante, el crecimiento sería del 15 %.

La progresión de las ventas se ha visto favorecida por un sólido crecimiento orgánico, la contribución de las adquisiciones y la desaparición del efecto comparable negativo de la aplicación de las normas contables por hiperinflacción en Argentina -IAS 21 y 29-, ha explicado Prosegur en un comunicado.

El resultado bruto de explotación (ebitda) de Prosegur avanzó el 14 %, hasta 378 millones, según la misma fuente, que destaca que pese a la devaluación de las principales divisas en las que opera y del coste de integración de las adquisiciones realizadas, «el comportamiento positivo de los negocios ha permitido la protección de la rentabilidad».

Al cierre de septiembre, la deuda financiera neta del grupo era de 602,9 millones, frente a los 424,7 millones que presentaba a finales de 2018, un incremento que la compañía atribuye principalmente a las operaciones de crecimiento inorgánico.

Prosegur, por negocios

Prosegur Cash, filial de gestión de efectivo que cotiza por separado, facturó 1.337 millones, el 9,8 % más, y elevó su ebitda el 7,6 % (226 millones), mientras que su beneficio neto se contrajo el 9,5 %, hasta 127 millones.

En moneda local, los ingresos del negocio principal de Prosegur crecieron el 18 %, reportando mejoras en todos sus mercados con la única excepción de Australia.

Prosegur Seguridad, unidad de vigilancia y tecnología, elevó sus ventas el 9,1 % hasta los 1.555 millones de euros; Prosegur Alarmas, ingresó 205 millones con un crecimiento interanual del 10,3 %




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: