En un movimiento inusual, el jeque Mohamed Bin Rashid de Dubái y la princesa Haya de Jordania han emitido una declaración conjunta sobre su proceso de divorcio. La pareja se ha decidido a hablar después de un mes de noticias sobre su separación y ha confirmado que su próxima disputa legal tratará únicamente acerca del bienestar de sus hijos. Una audiencia de dos días que se celebrará en el Tribunal Superior de Londres los días 30 y 31 de julio. La declaración, emitida por el tribunal, ha confirmado que «estos procedimientos se refieren al bienestar de los dos hijos de su matrimonio y no al divorcio ni a las finanzas».

El jeque ostenta los cargos de vicepresidente y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos y el de gobernante de Dubái. El multimillonario, de 70 años, también es propietario de la cuadra de carreras de caballos Godolphin, y el mes pasado recibió un trofeo de manos de la reina Isabel II después de que uno de sus caballos ganara una carrera en Ascot. A la princesa Haya, una consumada amazona, se la echó de menos la semana pasada en las célebres carreras ecuestres. A diferencia de años anteriores, la princesa no acompañaba al jeque Mohamed a pesar de que en la carrera participaban caballos de ambos. El emir apareció sonriente en varias fotos con la reina Isabel, quien le hizo entrega de varios trofeos obtenidos por su cuadra. La última vez que se vio en público a la princesa fue el pasado 20 de mayo.

La princesa Haya, de 45 años, es hija del ex rey Hussein de Jordania y medio hermana del actual rey Abdalá, quien está casado con la reina Rania. Haya es la sexta esposa del jeque —después de que ambos contrajeran matrimonio en Amán en 2004— y madre de sus dos hijos: Jalila, de 11 años, y Zayed, de siete. En total, el jeque tiene 23 hijos de sus diferentes esposas.

Haya conoció al jeque Mohamed en un evento ecuestre en Jerez de la Frontera (España) durante los World Equestrian Games de 2002. Se casaron dos años más tarde en lo que se presentó como una boda por amor; al parecer, les unió su pasión por los caballos. De hecho, cuando su cuadra se vio envuelta en un escándalo hace unos años, Mohamed le encargó la investigación a Haya. Los medios emiratíes, que se refieren a ella como «la esposa joven» del emir, les han calificado de «pareja perfecta».

Tras fugarse de Dubái, la princesa Haya vive con sus hijos en la casa de la familia en Londres, en el barrio de Kensington, valorada en 85 millones de libras (más de 95 millones de euros).

El jeque Mohamed está siendo representado ante la corte por Helen Ward, de Stewarts Law, quien anteriormente ha trabajado con Guy Ritchie, Andrew Lloyd Webber y Bernie Ecclestone. Mientras tanto, la princesa Haya está siendo defendida por Fiona Shackleton, quien llevó entre otros el divorcio del príncipe Carlos de la princesa Diana, y el de Paul McCartney después de su separación de Heather Mills.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: