Uncategorized

Primavera Club, del indie trap al «digger»


El mundo va muy deprisa. Pero mucho. Y en la música lo que parece imposible no solo se hace sino que ya está pasado de moda cuando te enteras de que existe. Los artistas más jóvenes están creando los lenguajes musicales del futuro y, aunque sea pronto para saber si alguno trascenderá, ellos abren su camino como siempre se ha hecho: en el underground de los parques y plazas, o en dormitorios, en el club secreto de algunas páginas de internet. El Festival Primavera Club, que se celebra simultáneamente en Madrid y Barcelona, presenta 72 actuaciones en total entre hoy y el domingo que pretenden hacer una foto fija de algunas de estas nuevas entradas de enciclopedia musical, tanto por ver si perduran como si no.

–Empezamos hablando con Pimp Flaco sobre el , categoría que inaugura en suma con el grupo Astra, con el que acaban de formar Cupido. El grupo ha publicado «No sabes mentir», que podría ser la primera canción de trap tocada con banda. «Tuve esa idea de hacer versiones de mis temas con músicos y me pusieron en contacto con ellos. Me di cuenta de que me flipaba hacerlo así, pensé que juntos podíamos hacer cosas muy guays y que podríamos hacer canciones juntos. ”No sabes mentir” ya tiene un año y seguiremos sacando temas antes del disco completo», dice Daniel sobre una posibilidad que parecía muy remota hace solo unos años. «En 2015 parecía imposible, porque el trap iba a ser otra cosa, pero ha terminado sustituyendo al pop. Parecía que iba en contra de todo y ahora ha vuelto atrás para hacer lo que la gente creía que no molaba. Sin miedo y sin complejos, porque solo hay dos tipos de música, la buena y la mala», añade la persona detrás de Pimp Flaco. Además, el punto de vista es diferente: «Sí, en el trap hay que ser muy chulo si eres chico y muy mala si eres chica. Y tener mucho dinero en los dos casos. En este grupo vamos a hacer lo contrario: no hace falta ser Brad Pitt todo el rato, es mejor reírte de tí mismo», añade.

–Pero en la actualidad musical no todo es posmoderno. hace referencia a esos territorios que, aunque parezca imposible, están al margen de Google. Son los suelos analógicos, los rescatadores de piezas con finalidad divulgativa como Habibi Funk en el mundo árabe o Athens Of The North en el terreno de la world music, ambos, hoy, en Barcelona.

– es una etiqueta nueva que han aplicado desde el Primavera a una idea vieja, la de aplicar una pátina macarra a todo lo existente. Tomemos por ejemplo a Derby Motoreta’s Burrito Cachimba en su temazo «El salto del gitano», que es la aplicación de la rumba flamenca de extrarradio a la psicodelia. Otras mezclas del estilo digamos poco pulido que pasan por Primvaera Club son J-Zbel (electrónica), Louder Than Death (punk) y varias versiones de rap y trap orgullosamente barriobajeras como las que practican en el colectivo La Vendición con Manny ElDomi, nueva incorporación al festival.

–Desde siempre el pop se ha fabricado en el dormitorio, y en el siglo XXI muchos jóvenes siguen escribiendo solos con el mínimo equipo técnico. Lo llaman y algunos de sus nuevos exponentes se pasan por el festival: Boy Pablo desde su cuarto en Bergen, el carismático Jimothy Lacoste desde Londres pero capacitado con el español y Halo Maud con su acento francés.

–Hay hasta guitarras aunque las dábamos por muertas: desde Snail Mail (revival del indie rock de los 90), Hop Along (más melódicos), Palm (entre Animal Collective y el math rock), Jess Williamson y su puerta a un mundo feliz o Alaskalaska (la cálida brisa pop del norte). Y cosas más raras veredes: mambo y chachachá de la mano del grupo cubano Orquesta Akokán, cumbión con autotune desde Galicia con Esteban & Manuel, y folk tradicional turco pasado por el filtro belga a cargo de Altin Gün.




Fuente: La razon

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto