El foco vira hacia el Camp Nou. Tras unos días en que toda la parroquia futbolística, también la barcelonista, ha estado entretenida y salivando con el socavón que está viviendo el Madrid, ahora es el turno para que el Barça haga los deberes y los haga bien. Son sólo los octavos de final pero el Estadi se prepara para vivir un partido sin red. Un encuentro de máxima exigencia donde al Barcelona únicamente le sirve la victoria, o encomendarse a la lotería de los penaltis, para plantarse en los cuartos y seguir aspirando a su principal objetivo de la temporada, la Copa tan linda que resumiría Messi, es decir la Champions. Tras la escabechina de favoritos que se ha producido en esta ronda el conjunto azulgrana se encuentra más que avisado. “Que hayan quedado fuera el Madrid y el PSG es un dato importante. Tenemos que estar atentos”, advirtió el técnico blaugrana, Ernesto Valverde.





Y más teniendo en cuenta que el Barcelona fue incapaz de perforar la portería del Olympique de Lyon en la ida (0-0), pese a las numerosas oportunidades que generó. “Si conseguimos tener tantas ocasiones como en Lyon pasamos seguro”, sentenció Valverde. Esa falta de puntería le obliga a operar el partido de hoy con el bisturí de un cirujano, con máxima precisión.


Ernesto Valverde

“Si generamos las mismas ocasiones que en la ida pasamos seguro; somos un equipo que responde en los momentos importantes”

El equipo de Valverde ha de intervenir en el encuentro sin errores y con el pulso firme. Si alguna espina tiene clavada este conjunto es la de Europa, con tres eliminaciones seguidas en cuartos, y dar otro paso atrás en la máxima competición continental sería un duro revés que volvería a marcar toda la temporada. Pero nadie quiere pensar en otra cosa que no sea seguir adelante. “Somos un equipo que siempre responde en los momentos difíciles. Intentaremos dar la cara y pasar”, expuso Valverde.

Para conseguirlo el Barcelona cuenta con el orden geométrico de Arthur Melo, ausente en la ida por lesión. Valverde también incluyó en la convocatoria, de 20 hombres, a Ousmane Dembélé, que apura sus opciones de jugar tras la elongación que sufrió contra el Rayo y que ayer se entrenó con sus compañeros. El técnico dijo que no quiere correr riesgos con el francés y habrá que ver si actúa de inicio, arranca en el banquillo o se va a la grada. Si Dembélé no está en el once el entrenador buscará otras soluciones. La más lógica sería colocar en su lugar a Coutinho. El brasileño, de porte triste y fútbol intrascendente esta temporada, tendría una reválida ante el ojo crítico del público, un sector del cual ya le dedicó música de viento el sábado. Debería ser la noche en que Coutinho diera un paso adelante y dijera “aquí estoy yo” pero ha habido tantos días ya en que se esperaba un golpe suyo encima de la mesa…Por eso es posible que Valverde baraje otras opciones, en caso de no estar Dembélé. Sin tocar el dibujo tendría la posibilidad de escoger al entusiasta Malcom, que le metió cuatro goles en cuatro partidos al Lyon con el Girondins. El técnico también guarda en su manga la alternativa de cambiar el dibujo y ordenar un 4-2-3-1 con Messi en la mediapunta, Coutinho en la izquierda y Arturo Vidal o Sergi Roberto en la derecha.






Bruno Genesio

“El partido no acabará 0-0; para marcar hay que tomar riesgos calculados y ser muy organizados”

En cualquier caso el Barça puede recurrir a la solución Messi, que acostumbra a darse un buen festín en los octavos en casa. Sin ir más lejos le metió dos goles al Chelsea la pasada campaña. El argentino está viviendo esta Champions con especial motivación y hoy tiene una gran ocasión de seguir labrándose otro Balón de Oro.

Delante el Barcelona se encontrará con un equipo joven, que no tiene nada que perder y que, a la carrera, puede dar un buen susto en el Camp Nou. Su técnico, Bruno Genesio, viene con la duda del central Marcelo, recupera al internacional Fekir, ausente en la ida por sanción, y repetirá con Depay y su Dembélé, Moussa Dembélé, que lleva cuatro goles en los dos últimos partidos. Confía en que su equipo sea capaz de marcar, como lo ha hecho en sus tres desplazamientos de Champions esta temporada. “El partido no acabará 0-0. Para ver puerta hay que tomar algunos riesgos calculados y ser muy organizados”, apostilló Genesio.

Valverde no se olvidó del factor Camp Nou. “La gente estará con nosotros desde el principio del partido pero tenemos que conseguir que se conecte aún más con el equipo”. El Barça no se puede permitir una desconexión.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: