PP y Cs han unido sus votos en la Mesa de la Asamblea de Madrid para tumbar la comparecencia de la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, en la Comisión de investigación de Avalmadrid, así como las del resto de expresidentes regionales: Esperanza Aguirre, Ignacio González, Cristina Cifuentes, Ángel Garrido y Pedro Rollán. La decisión ha causado un pequeño terremoto en la Cámara regional, aunque la formación de Ignacio Aguado haya dejado abierta la posibilidad de convocar en el futuro a la líder popular en función de los testimonios que haya en el organismo. La Mesa de la Cámara normalmente solo fiscaliza que las comparecencias se ajusten al reglamento de la Asamblea, dejando en manos de la comisión correspondiente su organización. En el organismo que ha decidido este lunes tiene mayoría la derecha. En el que habría decidido posteriormente, la izquierda. 

«Nos ha llamado la atención que Cs, PP y Vox, de alguna manera, se hayan sumado para bloquear estas comparecencias para hablar de una sociedad en la que Avalmadrid tiene un número importante de participación y a la qu ehace aportaciones económicas todos los años desde hace muchos años», ha dicho la socialista Pilar Sánchez Acera sobre el voto negativo de los dos socios del Ejecutivo de coalición, y la abstención de la extrema derecha. «Hay una responsabilidad de gestión por parte de la Comunidad», ha seguido. «Queremos que vengan para explicarla y cómo desde la asunción de riesgos que tenía con avales fallidos a determinados empresarios, todos los madrileños hemos tenido que aportar dinero para cubrir esas deudas impagadas», ha añadido. Y ha rematado: «La Mesa se ha extralimitado».

El PSOE estudia ahora si cabe la posibilidad de presentar un recurso ante la Mesa, o si debe acudir a los tribunales. Mientras tanto, Díaz Ayuso queda a salvo de una comparecencia que le enfrentó gravemente con Cs y Vox, a los que acusó de dar un «arma» a la izquierda poniendo en marcha la investigación.

La comisión de Avalmadrid tiene como objetivo fiscalizar los avales concedidos entre 2007 y 2018 por este ente semipúblico, lo que incluiría el aprobado en 2011 para una empresa participada por el padre de Díaz Ayuso, que nunca fue devuelto completamente. La operación ascendió a los 400.000 euros. 

La entidad, además, será sancionada próximamente por el Banco de España, que considera que concedió avales mal evaluados, o que beneficiaban a empresas participadas por personas relacionadas con los miembros de su consejo de administración, o que no se intentaron recuperar correctamente. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: