La Asamblea de Madrid ha dado luz verde, con los votos a favor de PP y Ciudadanos, a los proyectos de Ley para la creación de las tres nuevas universidades privadas de los hasta ahora centros adscritos a la Universidad Complutense de Madrid y a la Rey Juan Carlos: ESIC Universidad, CUNEF Universidad y la Universidad Internacional de Villanueva.

Estos tres proyectos de Ley han sido aprobados por tramitación en lectura única con los votos a mano alzada en contra de Podemos y PSOE (64), y los votos a favor de PP y Ciudadanos (65). Es la primera vez que se ha utilizado en la votación de una normativa el voto telemático por un diputado; en este caso una parlamentaria del PP debido a una enfermedad.





La tramitación de lectura única se ha votado con los mismos resultados, y el diputado de Podemos Juan Varela ha pedido la palabra por el artículo 128 para indicar que en este caso tramitar estas normativas por lectura única no procede “por la complejidad de las tres leyes” y que merecía un debate más extenso en comisiones. “Esto es una burla a esta Cámara”, ha lamentado.

El portavoz del PP, Enrique Ossorio, ha pedido también la palabra para defender que la lectura única (que acelera el proceso de tramitación de una ley) es necesaria para especiales circunstancias y que esta normativa que solo tiene el punto de creación de universidades privadas no son necesarias “enmiendas”.

En su turno de palabra para defender la aprobación de esta normativa, el consejero de Educación e Investigación, Rafael Van Grieken, ha explicado que los requisitos para la creación de una universidad privada es disponer de una oferta académica, una progamación investigadora privada que dispongan de una oferta académica y de instalaciones, medios y recursos “para garantizar la prestación de servicios”.

Las universidades que se crean son centros de enseñanza que ya tienen consolidada su trayectoria docente y un “conocimiento que traspasa fronteras de la Comunidad”. “Pretenden continuar su proyecto educativo de forma independiente y para mejora de la calidad del sistema madrileño, algo que han demostrado desde hace tiempo”, ha defendido el consejero.





En el turno de fijación de posiciones, la diputada de Ciudadanos Mayte de la Iglesia ha asegurado que su grupo está a favor de la creación de estas universidades porque han analizado los proyectos y han seguido los informes técnicos, y están a favor de que existan los “máximos controles” y “garantías” con organismos “despolitizados”.


Cs garantiza que cuentan con los máximos existan los “máximos controles” y “garantías” con organismos “despolitizados”

El diputado de Podemos Juan Varela ha tachado de “ataque contra la universidad pública” la creación de estas universidades, a las que lleva “cuatro años humillando y maltratando”. “El Gobierno es muy consciente del atentado que está haciendo contra la universidad pública. Han rechazado todas y cada una de las alegaciones, cuando son proyectos muy pobres técnicamente”, ha lamentado.

Por su parte, el parlamentario del PSOE Juanjo Moreno ha tildado de “insulto inaceptable” que algunos políticos tengan un título sin haberlo cursado y cree que su grupo es el único que contiene la sangre fría de defender a los estudiantes y al profesorado. “Han hecho una campaña consciente de abandono, descrédito y humillación a la universidad pública”, ha lamentado.

Por último, la diputada del PP Ana Pérez Baos cree que es necesario que se reconozca “la independencia” de esos centros de “reconocido prestigio que miran a fuera de las fronteras de la Comunidad y exportan la marca Madrid”.





No obstante, a pesar de su aprobación, ya los rectores de las universidades públicas se opusieron públicamente a la creación de tres nuevos centros privados en la Comunidad de Madrid al entender que hay “carencias” en la oferta de títulos de grado y máster, así como la ausencia de programas de doctorado que se quedan en “simples promesas” sin que exista un marco normativo en la región que indique lo que ocurriría en caso de incumplimiento.

También añadían que la oferta de títulos de las tres propuestas para establecerse en la Comunidad como centros universitarios “parece totalmente insuficiente para obtener dicha denominación, a la vez que no se fija ninguna proyección de reconocimiento internacional de calidad”. En consecuencia, aseguraban que no es procedente su denominación como Universidades.

Por su parte, el sindicato CCOO también exigió que se rechazara la propuesta de tres nuevas universidades privadas porque iba en detrimento de la enseñanza pública, al entender que perjudicaría su financiación (al carecer de menos ingresos por matrículas) y tendría también consecuencias negativas para trabajadores y alumnos.


Los rectores de las públicas se oponen sin éxito









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: