El tiempo se agota. Mañana a las diez de la mañana no entrará “ni un kilo más de basura” en el basurero al aire libre de Alcalá de Henares, que acumula los restos de los 31 municipios de la Mancomunidad del Este. Y la única solución a la vista es enviar la basura a Madrid, a Valdemingómez (Villa de Vallecas). No hay otra opción. Eso, o una alerta sanitaria.

Eso es lo que dijo ayer el presidente y alcalde alcalaíno, Javier Rodríguez Palacios (PSOE), aunque volvió a sacar de la chistera una solución in extremis que alargará la agonía dos días más. “Como construimos una instalación auxiliar para separar la basura antes de trasladarla a Valdemingómez, ahí se podrán alojar los residuos dos días más. Pero a partir de la noche del 30 al 31 no habrá nada. O la acoge Valdemingómez o habrá una emergencia sanitaria en Nochevieja”. En definitiva, un par de días más sobre la mesa y el mismo aviso: Valdemingómez es la única solución.

El ajedrez político que supone este movimiento sigue su partida. Cada implicado en este traslado temporal de basura —hasta que se construya el vertedero de Loeches, a mediados de 2020— mantiene su postura.

En el tema de las basuras hay muchas Administraciones en juego. Por un lado, la Comunidad de Madrid, que actúa de árbitro aunque insiste en que no tiene capacidad legal para obligar a ningún municipio a aceptar los residuos de otro. Eso sí, ha dejado clara su postura al Ayuntamiento de Almeida: “Le acabamos de mandar un informe que explica que a estas alturas la única opción técnica viable es Valdemingómez, siempre siguiendo los parámetros legales, técnicos y medioambientales que disponemos según el Real Decreto 1481/2001”.

De esa manera, el Gobierno regional despeja cualquier duda sobre Loeches. Imposible abrirlo antes de tiempo y, por tanto, depositar ahí la basura sin tratar.

De nuevo, todo depende del Ayuntamiento de Madrid, que vive inmerso en una división interna entre los dos partidos del Gobierno. El alcalde, del PP, ha mostrado la cara “solidaria” y aceptaría los residuos con unos condicionantes: el pago de una tasa y que la basura llegue ya tratada. Ayer, de hecho, anunció que anunciará “de manera inminente” su decisión, que tendrá que ir a la par —o no— de la vicealcaldesa, Begoña Villacís (Cs). Ella no ha pensado en tasas y ha enfocado la solidaridad hacia los vecinos de Villa de Vallecas, dispuestos a ir a los tribunales si entra esa basura justo al lado de su casa: “Nuestro compromiso es con los vecinos de Madrid, para los que realmente trabajamos”.

La situación es extrema. Cara a la galería nadie da su brazo a torcer. Pero todos se preparan para abrir Valdemingómez el 31.

 

Los vertederos de la región

Valdemingómez(Madrid capital, Arganda del Rey y Rivas Vaciamadrid). Atiende las necesidades de más de cuatro millones de habitantes residentes en tres municipios y que envían 1,2 millones de toneladas de residuos urbanos al año. El Ayuntamiento de la capital, que se ha negado a albergar los residuos de la mancomunidad del Este, planea reducir a la mitad en 2022 la incineración de residuos y eliminarla por completo en 2025.

Colmenar Viejo (Mancomunidad del Noroeste). Recibe 320.000 toneladas de basura al año procedentes de 81 municipios del norte y oeste de la región. Hace un año se decidió su ampliación, lo que provocó protestas vecinales.

Alcalá de Henares (Mancomunidad del Este). Absorbe los residuos de una treintena de municipios con 700.000 habitantes que generan 180.000 toneladas de basura al año. No dispone de superficie para ampliar. Cerrará a finales de año y será sustituido a partir de mediados de 2020 por el vertedero en Loeches. Para el periodo intermedio se busca un tercer lugar.

Pinto (Mancomunidad del Sur). Da servicio a 65 municipios con 1,9 millones de habitantes que producen 800.000 toneladas de basura al año. Su vida útil estimada llegaba al último trimestre de 2019, pero planteó un recrecido que le da apacidad hasta el primer trimestre de 2021.

La basura de cada madrileño

Cada madrileño produce unos 370 kilos de residuos al año de media.

Dentro de la capital, el distrito que más basura genera es el de centro. El que menos, el de Moratalaz.

De los más de 2 millones de toneladas de basura de la región en 2016, solo 394.000 fueron separados por los ciudadanos, según el Instituto nacional de estadística.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: