Cuando Porsche presentó a finales del año pasado la octava generación del 911, lo hizo mostrando al mundo las versiones Carrera S y Carrera 4S que, con 450 CV de potencia, no estaban destinadas a ser las variantes de acceso del modelo. La marca alemana ha esperado algunos meses para introducir en la gama las versiones básicas, definidas solo como Carrera, y que están disponibles tanto con carrocería Coupé como Cabrio.

Su imagen es muy similar al de los 911 ya mostrados, pero cuenta con ciertos detalles que los diferencian y señalan como los modelos básicos de la gama. Así, las dos salidas de escape son simples y con forma ovalada, y las llantas son algo más pequeñas, de solo 19 pulgadas  delante y de 20 detrás (con neumáticos 235/40 ZR 19 y 295/35 ZR 20, respectivamente). También son de menor tamaño los frenos, con discos de 330 mm mordidos por pinzas monobloque de cuatro pistones.

El cambio más importante, no obstante, se encuentra en el motor. Montan un bloque bóxer 3.0 turbo de seis cilindros que desarrolla 385 CV (15 CV más que en la generación previa) y 450 Nm de par máximo que se combina con una transmisión PDK de ocho velocidades y con un sistema de tracción trasera, aunque la firma ya ha confirmado que más adelante se sumarán alternativas con cuatro ruedas motrices.

El Porsche 911 Carrera es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y de alcanzar los 293 km/h de punta, mientras que el Cabrio tarda dos 4,4 segundos en completar el sprint y encuentra su límite en los 291 km/h. El consumo medio homologado del primero es de 9 l/100 km y el del segundo de 9,2 l/100 km.

El precio del 911 Carrera Coupe es de 120.458 euros y el del 911 Carrera Cabriolet asciende hasta los 136.748 euros.

Porsche 911




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: