La nueva aventura del histórico teatro Apolo parece haber llegado a su fin y parece haber dejado a muchos afectados por el camino, como La Maña, Pep Sala o Ricard Reguant.

No sólo se trata de gente que no cobra: a los técnicos del teatro se les ha comunicado el despido por fin de temporada y no hay ya ninguna programación anunciada en la web del teatro, con lo que la continuidad del espacio, uno de los mayores de Barcelona, con unas mil localidades, está en el aire.

Pero el caso del Apolo no es el único ni tampoco el primero que se produce en el Paralelo, la antigua avenida de los grandes espectáculos de Barcelona que parece haber caído ya definitivamente en desgracia.





Esta situación no ha pasado desapercibida para los lectores de La Vanguardia, que están dando su opinión sobre las causas y los culpables de este declive.


¿Quién tiene la culpa del declive del Paralelo?




Total votos: 0


Imagen del espectáculo Viva Broadway, el Musical, en el Teatro Apolo.
(Teatro Apolo)

En la sección de Cartas del Lector se ha abierto un encendido debate sobre la defenestración de la avenida del Paralelo.

Enric Alonso Padró, vecino de Barcelona, en su escrito El espledor del Paral·lel, ofrece uno de los testimonios que resumen mejor la preocupación de los lectores:


Nostalgia

En mi infancia y juventud viví el esplendor del Paral·lel. Recuerdo teatros como El Molino; el Español, con el gran éxito de Raquel Meller, a quien vi actuar con Los Vieneses; el Arnau con su destape; el Paco Martínez Soria, con las actuaciones del gran Paco, y este último que hace agua y desaparecerá, el histórico teatro Apolo, con muy buena sonoridad”.








“Ojalá este Paral·lel pueda recuperar el esplendor de aquella época y sea un reclamo turístico, como ocurre en ciudades como Miami o París”, sigue deseando el lector, antes de concluir:

“La marca Barcelona se merece una avenida de sonrisas, carcajadas y glamur que vuelva a lucir con el esplendor de otras épocas”.


¿Volverá a recuperar algún día su esplendor teatral el Paralelo?




Total votos: 0








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: