Es una estrella amarilla y se llama HD 149143, un denominación nada fácil de recordar, pero eso va cambiar porque los españoles serán los encargados de bautizarla con un nombre más atractivo gracias a una votación que comienza este viernes.

La Unión Astronómica Internacional (UAI), que celebra este año su centenario, ha puesto en marcha una iniciativa para que los ciudadanos de todo el mundo renombren un centenar de sistemas planetarios formados por una estrella a la que orbita un planeta.

La Sociedad Española de Astronomía (SEA), con la colaboración del Planetario de Pamplona, es la encargada de organizar este concurso en España y, tras una selección previa, han elegido una docena de nombres por los que votar hasta el 12 de noviembre en la web www.nombraexoplanetas.es

Doce pares de nombres para elegir

Las propuestas incluyen desde conquistadores celtas a personajes de la mitología asturiana, géneros de culebras y serpientes, referencias a la península Ibérica y a la primera vuelta en barco a la Tierra, ríos españoles, flores, los amantes de Teruel, la escritora Rosalía de Castro o personajes de Tirant lo Blanc.

Los doce pares de nombres para elegir son: Breogán e Ith; Cuelebre y Xana; Culebra y Malpolon; Elcano y Victoria; Girasol y Pétalo; Iberia y Millares; Isabel y Diego; Luz y Sombra; Rosalía y río Sar; Tajo y Jarama, Tirant y Carmesina, y Zamenis y Phion.

«Una de las responsabilidades de la SEA es la divulgación de la astronomía y esta es una oportunidad particularmente atractiva para acercar al público en general nuestra ciencia, de ahí nuestro apoyo y colaboración en esta iniciativa», señala en un comunicado su vicepresidente, Benjamín Montesinos.

   Una enana amarilla y su planeta gaseoso

España escogerá el nombre para un sistema planetario ubicado en la de Ofiuco (el encantador de serpientes), a unos 240 años-luz de la Tierra, formado por una estrella enana amarilla, similar a nuestro Sol y su exoplaneta, HD 149143 b.

Este planeta es de tipo gigante gaseoso -parecido a Júpiter- y como está muy cerca de la estrella tarda solo cuatro días en completar su órbita y su temperatura superficial es muy elevada.

Con esta iniciativa se quiere hacer reflexionar al público sobre «la existencia de otros mundos en el Universo y tener una buena excusa para hablar de referentes culturales de cada país», explica Amelia Ortiz, de la Unión Astronómica Internacional y astrónoma del Observatorio Astronómico de la Universidad de Valencia.

 

La estrella Cervantes

El proyecto en España ha sido coordinado por la astrofísica de la Universidad Autónoma de Madrid Eva Villaver, con el apoyo del experto en exoplanetas Guillem Anglada, del Instituto de Estudios Espaciales de Catalunña, y Javier Armentia, director del Planetario de Pamplona.

Esta es la segunda vez que la UAI propone a la ciudadanía bautizar un sistema planetario con «nombres menos técnicos y más accesibles» para hacerla partícipe «del conocimiento del cielo», recuerda Montesinos.

 La primera ocasión, en 2015, fue en una votación internacional, no por países, con la que la estrella Mu Arae fue rebautizada como Cervantes y sus cuatro planetas pasaron a llamarse Quijote, Rocinante, Sancho y Dulcinea.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: