Podemos se ha unido a una campaña en las redes sociales promovida por el Sindicato de Llogateres de Barcelona —dedicado a la lucha antidesahucios— para presionar a la propietaria de una vivienda para que no suba la renta que cobra a sus inquilinos, una pareja con tres hijos, a los que lleva alquilando el inmueble 12 años. Irene Montero y otros dirigentes de la formación de Pablo Iglesias han amplificado a través de sus cuentas en Twitter la petición de este colectivo a la dueña del inmueble usando su nombre y primer apellido. Fuentes de Podemos defienden que han identificado a la propietaria porque es «una persona jurídica, conocida en Barcelona, cuya empresa se llama igual que ella». EL PAÍS ha intentado ponerse en contacto con la dueña del inmueble por varias vías.

Mensaje de Montero en Twitter.

En los vídeos que comparten tanto los dirigentes de Podemos —entre otros Ione Belarra, portavoz adjunta en el Congreso de Unidas Podemos— como otras organizaciones antidesahucios de distintas partes de España se añade que el piso se encuentra en el barrio barcelonés de Gràcia, y que la casera se niega a negociar mantener el precio del alquiler, lo que expone a la familia a un desahucio. El Sindicato de Llogateres lleva meses denunciado en su cuenta de Twitter que esta mujer «es una multipropietaria que juega con la especulación». Las mismas fuentes de Podemos defienden que esta mujer es «una gran propietaria del negocio de pisos turísticos» y justifican que sus datos se pueden consultar de manera pública en Internet. «No hemos cometido ningún delito», alegan fuentes del partido. Rafael Mayoral, secretario de Relación con la Sociedad Civil y Movimientos Sociales del partido, también ha publicado un mensaje pidiendo a la arrendadora que negocie un nuevo alquiler.

El Sindicato de Inquilinos, al que pidió ayuda Livia, ha realizado convocatorias para paralizar el supuesto desahucio. El caso de Livia y Juan fue dado a conocer hace ya meses por el Sindicato de Inquilinos de Barcelona. La organización convocó este miércoles una rueda de prensa ante el edificio, donde se concentraron un centenar de personas que consiguieron parar el desahucio. El portavoz del Sindicato, Jaime Palomera, incluye a la propietaria del piso de Livia en lo que llama “multipropietarios locales”, que tienen más de cinco pisos, y a quienes acusan de no querer negociar con los inquilinos, a diferencia, asegura, de grandes propietarios como Blackstone.

“Los fondos buitre abrieron brecha y han facilitado la burbuja del alquiler con un gobierno que les puso una alfombra roja legal y fiscal. Ellos fueron la punta de lanza de las subidas abusiicas, pero quien sostiene la burbuja son multipropietarios locales, de cinco viviendas o más, que viven sobre todo en base a las rentas”, señala Palomera, que añade: “Son sagas de herederos en ciudades como Barcelona que tienen un gran número de viviendas e imitan a los grandes fondos buitre”. El portavoz de la organización exige al Gobierno español que regule los precios del alquiler y a estos propietarios que “negocien, sobre todo con las familias que siempre han pagado y ni reconocen a la otra parte”. El Sindicato explica que desde hace un año, Livia y Juan pagan 1.000 euros en lo que llaman una “huelga parcial”, porque aseguran que la propiedad les pidió 1.300 hace un año. A partir de ahora, asegura la organización, dejarán de pagar el alquiler.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: