Tras la primera reunión entre el PSOE y Podemos, este viernes ha llegado el turno de las valoraciones. Ambos partidos han coincidido en que las posturas están todavía muy alejadas, pero desde la formación de Pablo Iglesias todavía ven espacio para la negociación, a pesar de criticar la posición de los socialistas de no querer retomarla a partir de la propuesta de Gobierno de coalición de julio.

Unidas Podemos quería reemprender el diálogo desde la opción de entrar a formar parte del Ejecutivo. «Nos quedamos cerca y les hemos preguntado hasta la extenuación por qué no empezar por ahí, pero no hemos tenido respuesta», ha defendido Ione Belarra, portavoz adjunta del grupo, en TVE. «Constatamos que en el PSOE no hay voluntad de negociar», ha incidido. Belarra ha apuntando que salió de la reunión con «preocupación». «El documento que nos presentaron parece un programa electoral», ha lamentado. «Comprobamos que el PSOE ha vuelto varios pasos atrás, con un Gobierno en solitario», ha apuntado. Pese a estas críticas hacia la postura socialista, «la puerta está abierta». Así lo ha destacado la diputada Yolanda Díaz en Onda Cero. «Yo creo que el dato importante es que nos dimos tiempo para poder reflexionar y poder trabajar en nuevas propuestas y en las que ya están sobre la mesa», ha remarcado. «Acabó la reunión con discrepancias pero con intención de volvernos a ver. Hay esperanza», ha subrayado.

Por su parte, la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, ha culpado a Unidas Podemos de que no haya un acercamiento por su posición «inamovible» respecto a la exigencia de un Gobierno de coalición que el PSOE descarta. «El escollo está en su posición que sigue siendo la misma que en junio y julio. Siguen escogiendo el Gobierno de coalición», ha expresado en la cadena SER. Lastra ha calificado la postura negociadora de su potencial aliado de «maximalista» y ha asegurado que en esta nueva fase de la negociación «no se trata de que haya ni humillaciones ni vencidos». «Cuando vamos a una negociación es para poner los intereses de España por encima de los personales y de partido», ha dicho. «Tenemos los votos, el acuerdo político, el presupuestario, las garantías; lo único que falta a bordo es Unidas Podemos», ha asegurado sin descartar nuevos encuentros con los negociadores del partido de Pablo Iglesias. 

Para poder avanzar, los grupos se han visto obligados a concentrarse en los puntos en los que sí hay cierto acuerdo, para que las negociaciones no se rompieran desde el primer minuto, algo que habría generado una enorme frustración entre sus votantes. La desconfianza es muy evidente en cada detalle, y los dos grupos creen que el otro en realidad no está dispuesto a llegar a un acuerdo. Vienen de un fracaso sonoro en julio que dejó heridas muy importantes entre las dos formaciones y, en especial, entre los dos líderes. Pese a las discrepancias, ambos grupos se han emplazado a seguir negociando, aunque no hay fecha de una posible próxima reunión para buscar un acuerdo que evite la repetición electoral

Precisamente Yolanda Díaz ha asegurado que dichos encuentros se realizarán esta vez «con discreción». «Es clave», ha subrayado. «No fueron positivas las filtraciones de julio sobre las propuestas de coalición», ha defendido Díaz, para quien «si entregamos los votos gratis es más que probable que les dificultemos extraordinariamente su labor de gobierno». «Han dado un paso adelante y asumido que lo que pretenden no es posible», ha insistido.

En los próximos días, Sánchez e Iglesias tendrán que tomar decisiones muy difíciles. Podemos tendrá que elegir muy probablemente entre aceptar un Gobierno en solitario del PSOE o forzar unas elecciones. Y el presidente tendrá que hacerlo entre aceptar una coalición o forzar los comicios.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: