Una alternativa para la izquierda independentista entra en liza. Tras el rechazo de la CUP a tomar parte en las elecciones del 28 de abril, Poble Lliure ha decidido esta tarde iniciar su propio rumbo y presentarse a las generales. Según ha podido saber La Vanguardia, el consejo nacional del partido así lo ha resuelto hoy en una reunión extraordinaria, no exenta de un debate intenso de más de tres horas y media de duración. La organización es una de las dos más influyentes en la CUP. Sin embargo, pese a actuar esta vez al margen de la formación parlamentaria, no quiere volar solo y plantea formar una coalición con todas aquellas organizaciones de la izquierda independentista, socialista y anticapitalista que se presten. Sin embargo, la fórmula no se concretó ayer en el consejo nacional y cabe la posibilidad que acaben presentándose como partido político (lo es desde mediados del 2017).





No obstante, no tienen mucho tiempo. El plazo para presentar coaliciones ante la Junta Electoral vence este viernes, 15 de marzo. Algo más de tiempo hay para las candidaturas de partidos políticos: 25 de marzo. Si apuestan por el primer caso, en tres días deberán recabar miles de firmas en las cuatro circunscripciones catalanas y llegar a un acuerdo con otras formaciones. En este sentido, se perfila Pirates de Catalunya, que ya en febrero aprobó concurrir a los comicios generales, aunque abrieron la puerta a coaligarse con otras organizaciones. También está Som Alternativa, que lidera el exsecretario general de Podem Catalunya, Albano-Dante Fachin. Este lunes, en un comunicado, Som Alternativa también mostró predisposición a una alianza.


Som Alternativa, que lidera Fachin, y Pirates de Catalunya podrían coaligarse con Poble Lliure para el 28-A

Para Poble Lliure, concurrir a las generales en el actual contexto político es una oportunidad que no debe desaprovecharse, aunque quiere acudir a Madrid con el ánimo de bloquear la gobernabilidad. En un comunicado enviado hoy a última hora, Poble Lliure afirma “que hace falta una alternativa electoral que permita, a las decenas de miles de catalanes conscientes y movilizados, emitir un voto sólido (nítidamente republicano y de izquierdas), y útil, porque servirá para avanzar en la ruptura respecto del régimen y no para maquillarlo”





Con este paso, Poble Lliure se desmarca de la CUP y marca perfil propio. No es la primera vez, puesto que a finales de febrero se incorporó a la ejecutiva del Consell per la República que preside Carles Puigdemont desde Bélgica. Queda la duda de si la iniciativa de Poble Lliure de ir a las elecciones generales erosionará o no sus relaciones con los cuperos. La prueba será el próximo 23 de marzo, cuando la CUP tiene previsto celebrar otro consejo político en el que se concretará si recomendará el voto para la nueva coalición o se inclina por la abstención como en anteriores comicios para el Congreso y el Senado. La tesitura es complicada.


La CUP celebra un consejo político el 23 de marzo en el que concretará su pide la abstención o el apoyo a la nueva coalición

En este sentido, el diputado cupero Carles Riera, quitó hierro al asunto y defendió el lunes en una entrevista en TV3 que “la izquierda independentista es un movimiento plural y diverso” en el que en los “temas prioritarios” la posición es común. Además, consideró lógico que en cuestiones “más secundarias” haya diferentes líneas de actuación.

Asamblea de Poble Lliure, el 17 de junio de 2018
(ACN)









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: