Gareth Bale parece tener los días contados en el Real Madrid. El extremo galés, sin el protagonismo esperado esta temporada tras la salida de Cristiano Ronaldo, no cuenta ni con la confianza ciega del club, ni la de su técnico ni tampoco la de la afición. Por si había dudas, quedó patente en el encuentro contra el Eibar.

El Santiago Bernabeu no le perdona una a Bale. Y así fue cuando ya en el minuto 3 recibió pitos por parte de la grada al no acertar a controlar un balón. Poco después, falló un mano a mano con el portero rival y una cadena de errores puso nerviosa a la parroquia blanca, en la tercer peor entrada de la temporada en la Liga.





Bale fue la diana de los hinchas durante todo el partido. En una tarde aciaga, terminó sustituido en el minuto 76 por Lucas Vázquez, con el 1-1 en el marcador. “Los pitos siempre afectan, somos humanos. El Bernabeu es un campo muy exigente y lo único que podemos hacer es trabajar para que el público vuelva a creer en nosotros”, declaró Nacho al término del encuentro.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: