El autor confeso de la masacre supremacista perpetrada el 15 de marzo de 2019 en Nueva Zelanda, que se saldó con 51 muertos, debería ser condenado a cadena perpetua y devuelto a su país de origen, Australia, pidieron este miércoles los sobrevivientes en el proceso condenatorio.

El australiano Brenton Tarrant, de 29 años, afronta una posible cadena perpetua sin libertad condicional por 51 cargos por asesinato, 40 por tentativa de asesinato y uno por terrorismo a consecuencia del ataque con armas semi-automáticas, que retransmitió parcialmente, a las mezquitas de Al Noor y Linwood, en la ciudad de Christchurch.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: