Con la contratación de urgencia de Zinédine Zidane el Real Madrid estrenará hoy a su tercer entrenador de la temporada tras la breve etapa fallida de Julen Lopetegui y el recambio sin éxito de Santiago Solari. A 12 puntos del Barcelona en la Liga, fuera de Europa tras un reinado de tres temporadas y eliminado también de la Copa del Rey el equipo blanco se ha instalado en la crisis en una campaña repleta de problemas, que empezaron con la marcha del propio Zidane y de Cristiano
Ronaldo.

Ante esta tesitura La Vanguardia ha querido pulsar la opinión de seis periodistas que conocen de primera mano las vicisitudes del Madrid. El origen del cataclismo deportivo, el reparto de responsabilidades y el proyecto de futuro están encima de la mesa.





Opiniones recogidas por: Juan bautista Martínez, Carles Ruipérez y Antoni López Tovar

PREGUNTAS

1 ¿Por qué ha aceptado volver Zidane?

2 ¿Quién es el máximo responsable de la crisis?

3 ¿Qué necesita la plantilla, una revolución o una renovación?


Antonio García Ferreras (La Sexta)

“No se puede ganar siempre”

1. Ha vuelto porque ama al Real Madrid, porque quiere al presidente y porque su pasión por la pelota es infinita. Zidane necesitaba tiempo para recuperar energía, creatividad e ideas tras unos años de enorme desgaste. El momento para un nuevo tiempo ha llegado.

2. Uno de los mandamientos fundamentales de la ley del fútbol es que “no se puede ganar siempre”. Los responsables de esta temporada fallida son también los de haber conquistado 4 Champions en 5 años.

3. La llegada de Zidane es un gesto revolucionario que se ha producido cuando nadie lo creía posible. La plantilla ya tiene lo que necesita, que es ansia y hambre por volver a ganar. Y los que conocen a Florentino Pérez saben muy bien que ahora su capacidad para fichar es como la imaginación pero un poquito más.


Manuel Jabois (‘El País’)

“Zidane, con manos libres”

1. Ha pasado tan poco tiempo de su marcha que parece obvio pensar que Zidane ha conseguido en marzo del 2019, con el equipo en caída libre tal y como pronosticó que estaría en junio del 2018, lo que no le dieron entonces. Manos libres y poder absoluto en la dirección deportiva, lo cual incluye el futuro de determinados jugadores que probablemente para el club eran –o tenían que ser– buques insignia después de Cristiano Ronaldo, y que Zidane sabía que ni lo eran con el portugués ni lo serían después de él, por ejemplo Bale. Por eso y por madridismo, porque por muy Zidane que te creas, volver a entrar en un club en llamas cuando tú has salido como has salido, exige mucho amor.





2. En un club tan grande es difícil encontrar un solo máximo responsable de algo, tanto en las victorias como en las derrotas. Una lectura futbolística generalizada es que los jugadores ganan los títulos y los entrenadores los pierden, paso este último que en la cultura presidencial del Madrid se salta porque los dos mejores Madrid, el de Bernabeu y el de Florentino, se construyeron alrededor de dos figuras muy potentes que lo trascendían todo, y a los que siempre cabe achacarle desgracias y éxitos disparatados. Lo único cierto, lo que hemos podido ver todos, es que no se cubrió una baja monumental como la de Cristiano como se debía, no se atendieron a las señales de decadencia en la plantilla que dejó dichas Zidane y no se eligió al mejor entrenador, ni la manera de contratarlo fue la mejor. Dicho esto, el equipo ha estado todo el año para el arrastre; cuesta pensar que con Cristiano o con Zidane, incluso con los dos, se hubiera hecho mucho mejor. Lo cual nos lleva a la tercera pregunta.

3. Yo en ambientes de trabajo de más de 22 personas creo más en buenas renovaciones que en revoluciones, aunque ese ambiente de trabajo sea el Bernabeu. Una tabla rasa obliga al club a tener paciencia, algo que en el Madrid no existe. Es un club que tuvo que revolucionar su plantilla para ganar urgentemente una Liga trayendo a Capello, a Emerson y a Diarra, y lo hizo. ¿Era un proyecto a largo plazo? Era un proyecto para ganar rápido. Y ahora el Madrid no necesita ganar rápido sino liquidar con paciencia y puntería una generación que empieza en el 2009, explota en el 2014, y empieza a extinguirse en el 2019 y de la que se mantienen leyendas como
Ramos, Modric, que llega más tarde, y Benzema. Sobre esos tres, que siguen estando para ser titulares y que no han bajado los brazos este año, hay que ir renovando el equipo; con ellos en el vestuario, por lo que son dentro y fuera del campo, se reconstruye con más facilidad un equipo.






Paco González (Cope)

“Necesita una renovación”

1. Supongo que ha aceptado volver porque sabe que se equivocó y sabe cómo arreglarlo. Si entonces no se veía capaz de hacer que la plantilla del Madrid funcionara de manera regular en el día a día, es decir en la Liga, ahora se debe ver capaz de que el equipo funcione en este día a día.

2. Creo que el máximo responsable es Florentino por la elección de los entrenadores, sobre todo Lopetegui. Si hubiera acertado con el entrenador igual tampoco habría ganado nada el Madrid pero no estaría a 12 puntos del Barcelona. Luego está el asunto de no haber sustituido a la figura de Cristiano pero Florentino pensaba que podría traer a Neymar y no consiguió que el PSG se lo vendiera.

3. Creo que la plantilla necesita un central, dos centrocampistas y dos delanteros. Es decir más una renovación que una revolución. Hay futbolistas del Madrid en perfecta edad laboral como Courtois, Carvajal, Reguilón, Vinícius, Casemiro, Asensio. Se necesitan unos retoques puntuales.


Alfredo Relaño (‘As’)

“El responsable, Florentino”

1. A la familia le gusta Madrid. La idea de la mujer no es andar dando brincos por el mundo. Los cuatro hijos juegan aquí. Él tiene un gran afecto al Madrid y ha recibido garantías de tener vara alta en la reconstrucción de la plantilla. Con un Madrid postrado, sólo puede quedar bien. Hace unos meses, con un Madrid tricampeón de Europa que perdía a Cristiano, sólo podía quedar mal.





2. Florentino, claro. Lleva dos años debilitando la plantilla en una estrategia de ahorro para tunear el Bernabeu.

3. Yo creo que hacen falta bastantes novedades fuertes. Es lo que pedía Zidane la temporada pasada, y no le dieron. Saldrán nombres notables, por los que se pueda ingresar un buen dinero. La llegada de Zidane, a Mbappé seguramente le guste. Que el Madrid convenza al PSG es otra cosa. Para mí es el gran fichaje redimido. Fue un fallo grave no ficharle hace año y medio, por no soltar a Bale. Él no se decidió porque estaban los tres de la BBC. Si hubiera salido Bale, que lo quería Mourinho para el Manchester United, hubiese venido Mbappé.


Mónica Marchante (Movistar)

“Renovación profunda”

1. Porque ha respondido afirmativamente a una llamada desesperada del presidente, que ha sabido emocionalmente tocarle el punto donde debía. Además le habrá prometido algo, no en el sentido económico, sino en cuanto a la configuración y la estructura del equipo, que en mayo (cuando el francés anunció que dejaba el club) no le había prometido.

2. Florentino Pérez (taxativamente).

3. El Real Madrid necesita una renovación profunda. No se trata de echar a todo el mundo sino de optar por una renovación inteligente y con criterios estrictamente deportivos. Algunos jugadores terminarán su ciclo. Gareth Bale ni siquiera lo ha empezado, a Marcelo parece que le ha llegado la hora. Tienen que plantearse qué delantero quieren, si Benzema sirve o no.






Roberto Palomar (‘Marca’)

“Ha vuelto por fidelidad”

1. Creo en lo que dijo en la rueda prensa de su presentación. Me fío de su versión porque Zinédine Zidane es un tío espontáneo y no tiene por qué darle vueltas a las cosas. Me creo que ha vuelto por madridismo y por fidelidad al club, lo de que lo ha hecho por Florentino Pérez creo que es más una guinda que pone él. Visto en perspectiva es una versión convincente.

2. Florentino Pérez, sin ninguna duda. De la misma manera que al presidente hay que reconocerle las Champions, fue una temeridad vender a Cristiano Ronaldo. Es el típico jugador que tiene que retirarse en el Real Madrid igual que el Barça está intentando con Messi. Las Champions han venido tapando las malas decisiones.

3. Necesita más una renovación, no creo que sea una plantilla para tirarla. Zidane y el club tienen que hacer un ejercicio y analizar puesto por puesto desde la portería hasta el último delantero, que es más o menos lo que parecía que iba a hacer Zidane y no fue admitido por el club. Hay que analizar caso por caso, sobre todo arriba. Yo creo que hay que contar con Vinícius y prescindir de Bale y Benzema o, en el caso del francés, definir cuál va a ser su papel si es secundario.





Con la contratación de urgencia de Zinédine Zidane el Real Madrid estrenará hoy a su tercer entrenador de la temporada tras la breve etapa fallida de Julen Lopetegui y el recambio sin éxito de Santiago Solari. A 12 puntos del Barcelona en la Liga, fuera de Europa tras un reinado de tres temporadas y eliminado también de la Copa del Rey el equipo blanco se ha instalado en la crisis en una campaña repleta de problemas, que empezaron con la marcha del propio Zidane y de Cristiano Ronaldo. Ante esta tesitura La Vanguardia ha querido pulsar la opinión de seis periodistas que conocen de primera mano las vicisitudes del Madrid. El origen del cataclismo deportivo, el reparto de responsabilidades y el proyecto de futuro están encima de la mesa.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: