El flamante candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid y exseleccionador español de baloncesto, Pepu Hernández, comienza con polémica su andadura política. Varios medios madrileños se hacen eco este jueves de que Hernández creó una sociedad mercantil en 2006 para facturar varios servicios tales como conferencias, pero también los ingresos por derechos de imagen, con el fin de ahorrarse impuestos.

La información, adelantada por El Confidencial pero que se remite a hechos que ya se publicaron en 2008 en Marca, indica que Hernández montó junto a su esposa la sociedad Saitama 2006 S.L., a través de la que llegó a facturar más de 650.000 euros en 11 meses. Este montante es la suma de lo que ingresó por charlas motivacionales que pronunció tras la consecución por parte del combinado español del Campeonato del Mundo de baloncesto en 2006 y de las ganacias derivadas de la explotación de sus derechos de imagen para publicidad. De hecho, el nombre escogido es la ciudad japonesa donde aquella selección de los Gasol, Navarro y compañía lograron el trofeo.





De esta manera, Pepu tributaba estos ingresos en base al impuesto de sociedades, es decir al 25%, y no al tipo máximo de IRPF, que sería mucho más elevado. De hecho, esta es la misma estrategia que siguió en su momento el fugaz exministro de Cultura, Màxim Huerta
, quien a los pocos días de ser nombrado por Pedro Sánchez tuvo que presentar la dimisión a raíz de estos hechos.

Las mismas informaciones apuntan a que el candidato socialista y su esposa habrían usado la misma sociedad para poner a su nombre varios inmuebles, entre ellos una segunda residencia de la localidad de Ribadesella (Asturias). Un portavoz del exentrenador ha asegurado a El Confidencial que tanto la mencionada sociedad mercantil como el propio Pepu Hernández se encuentran “en la actualidad al corriente de sus obligaciones tributarias”.

Este nuevo caso apunta directamente a Sánchez, quien ha apostado personalmente por Pepu Hernández y ahora puede verse forzado a tomar una decisión parecida a lo que ocurrió con Huerta. De hecho, muchos en Madrid ya le recuerdan al actual presidente del Gobierno unas palabras que pronunció en una entrevista de televisión cuando era jefe de la oposición. “Si yo tengo en la ejecutiva federal de mi partido, en mi dirección, a un responsable político que crea una sociedad interpuesta para pagar la mitad de los impuestos que le toca pagar, esa persona al día siguiente estaría fuera de mi ejecutiva”, aseguró en 2015.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: