El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha puesto fin al culebrón de los debates y ha aceptado finalmente participar en los inicialmente previstos, el lunes en RTVE y el martes en Atresmedia, ante la “posibilidad real” de que no hubiera ninguno, según una nota difundida por el Comité electoral del PSOE. Sánchez considera un “manifesto error” la emisión de dos debates consecutivos y admite que rectifica su posición inicial de un solo debate para no ser acusado de impedir su celebración.

Sánchez insistía ayer por la tarde en debatir sólo en RTVE el 23 de abril con los otros tres principales candidatos a La Moncloa y justificaba su posición en que se habían cambiado las condiciones del debate” con la exclusión de Vox por parte de la Junta Electoral y consideraba que este debía hacerse en la cadena pública porque esta facilitaba la señal a todos los medios que la quisieran. Incluso, dijo que acataba la decisión de la Junta Electoral Central de excluir a Vox pero no la compartía: “Está beneficiando a la ultraderecha”, sentenció.





El líder del PSOE considera ahora que los españoles tienen derecho a escuchar a los candidatos debatir sus propuestas para España y ante la posibilidad real de que no hubiera ningún debate ha solicitado a sus compañeros que hagan efectiva su aceptación a asistir a los debates propuestos tanto por RTVE y Atresmedia. El Comité Electoral del PSOE ha dado el sí a la propuesta de Sánchez.

En cualquier caso, Sánchez insiste en que hubiera preferido realizar un único debate y “lamenta” la imposibilidad de los distintos partidos y de los operadores públicos y privados de alcanzar un acuerdo en la organización de una única emisión televisiva “tal y como es la norma internacional repetida en todas las democracias avanzadas del mundo”.

En este sentido, el secretario general del PSOE apunta que “España necesita grandes acuerdos y mayorías” y advierte que ante “el acuerdo público de los tres partidos de oposición” “no será por parte del PSOE que no se llegue a una solución de consenso” pero recuerda que el acuerdo alcanzado por los cinco partidos convocados por el grupo privado Atresmedia fue truncado por la resolución de la Junta Electoral Central. La voluntad del PSOE fue entonces la de primar la emisión del debate a cuatro propuesto inicialmente por la televisión pública frente a la posterior cesión del privilegio a un canal privado, subraya Sánchez.





Con todo, el candidato socialista, considera “una anomalía” la celebración de dos debates presidenciales en dos días consecutivos. “No hay precedente alguno en la historia de las democracias occidentales de un planteamiento semejante desde la invención de la televisión”, sentencia. Y concluye que “si los tres partidos de oposición coinciden de nuevo en una posición conjunta”, el PSOE “no podrá ser acusado nunca de impedir la celebración del debate”, aunque lo considere “un manifiesto error impropio de una democracia establecida”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: