Portada

“Pedro Sánchez no puede vivir de cheques en blanco”

consultor seo


Xavier Cervera fotografía a Pere Aragonès en la Conselleria d’Economia, edificio que estos días sale a relucir en el juicio del Supremo porque frente a él tuvo lugar la protesta en la que supuestamente se produjo la violencia que sustentaría la rebelión de Oriol Junqueras y otros dirigentes. Aragonès es vicepresident con 36 años. Pertenece a una generación de ERC que ha asumido altas responsabilidades ante el procesamiento de sus líderes. Por cierto, se le entiende todo, aunque no lo diga con todas las palabras.









El Parlament acaba de rechazar el proyecto de presupuestos y la oposición pide elecciones. ¿Qué hará el Govern?

Nosotros hemos hecho una propuesta al Parlament y la oposición ha decidido que no vale la pena aumentar los recursos en salud,en enseñanza o en bienestar social. Activaremos un plan de contingencia y, mediante decretos ley, trataremos de cubrir los 1.200 millones de créditos que la prórroga hace que queden descubiertos. Créditos para sufragar maestros y médicos ya contratados o la renta garantizada, que ya se está pagando. Algunos nos quieren situar en una parálisis, pero el país no puede paralizarse.

Pero necesitarán apoyo parlamentario para hacerlo.

Si la oposición, además de desaprovechar la oportunidad de aumentar los recursos para la gente, asume un recorte de 1.200 millones, los ciudadanos verán el precio de su electoralismo.

El Govern también tiene su responsabilidad. Si no consigue aprobar un presupuesto y tiene que mantener el del 2017, es un fracaso político. ¿No debería llevar a elecciones?

Hay gobiernos que han continuado pese a no aprobar presupuestos. Ada Colau sólo pudo modificar el presupuesto del alcalde Trias una vez.No hay una mayoría alternativa a la actual de JxCat y ERC. Unas elecciones nos situaría en un escenario muy similar al de ahora, haríamos perder el tiempo a la gente. Colau no quiere una foto al lado del independentismo previa a unas elecciones municipales. Tiene miedo de perder votantes hacia otras fuerzas.





Entonces usted no comparte la tesis de Pedro Sánchez de que si no hay presupuestos, no puede aplicar su proyecto y hay que dar la palabra a la gente.

Pedro Sánchez no defendía eso hace unos meses. Su decisión no está basada en convicciones, sino en expectativas, las de controlar más su partido. Aspira a cambiar la configuración parlamentaria intentando que el PSOE tenga más diputados y que sus barones o la vieja guardia tengan menos peso en su grupo parlamentario.


Adelanto electoral

Unas elecciones darían un escenario similar al de ahora, sería hacer perder el tiempo a la gente”


¿Esperaban que el PSOE introdujera en un documento el derecho a decidir a cambio de su apoyo al presupuesto del Estado?

Lo que planteamos es que quienes defendemos el derecho de autodeterminación lo podamos poner sobre la mesa. No se puede dialogar diciéndole a la otra parte que no puede partir de su programa. Es como si dijéramos que el Gobierno del Estado no puede proponer la reforma de la Constitución. Es evidente que no solucionaremos un problema político de tantos años en unas semanas. Esto llevará tiempo. Pero no se puede empezar negando las convicciones de la otra parte.





¿El derecho de autodeterminación se pondrá como condición para apoyar una posible investidura de Pedro Sánchez?

Eso estará sobre la mesa. Sobre cómo se concreta, estamos dispuestos a hablar. Pero no se puede pretender que renunciemos a nuestras convicciones.Tampoco el independentismo puede pensar que el Gobierno español, de buenas a primeras, diga que acepta todos nuestros planteamientos. No ha de haber vetos al inicio de la negociación. Ellos vetaron nuestras posiciones de partida. Lo hicieron Felipe González, Alfonso Guerra, los barones y el tripartito nacionalista español. Y Pedro Sánchez aceptó el veto. Si de las elecciones sale un resultado que a él le permita no aceptar el veto, será una buena noticia.

Entonces, el apoyo a Pedro Sánchez no será gratis como en la moción de censura.

Pedro Sánchez no puede vivir de cheques en blanco. Entonces la prioridad era echar a Rajoy. Pero tenemos a nuestros dirigentes en el banquillo del Supremo con una Abogacía del Estado que les acusa de sedición. Incluso en ese contexto estábamos negociando, con la espada de Damocles de una sentencia por un proceso en el que el Estado esparte. Pretender que en ese escenario le demos un cheque en blanco es estar fuera de la realidad.





Si la otra vez fue gratis por la prioridad de echar a Rajoy, ahora podría serlo para impedir que gobierne la derecha y aplique el 155 con apoyo de Vox.

¿De qué serviría impedir el paso a un tripartito de derechas si tenemos un Gobierno del Estado que les permite vetar cualquier avance? Si la sentencia no es absolutoria, irá contra la estabilidad del Estado español. Porque tendrá un impacto político.

Si ganaran el PP y Cs, con ayuda de Vox, ¿el Govern podría volver a la unilateralidad?

La unilateralidad no la hace quien quiere, sino quien puede. No descartamos ninguna vía pacífica y democrática. Evidentemente, priorizamos la vía más consensuada y civilizada posible. Pero si aplicaran un 155 ideológico, sería una violación del ordenamiento jurídico.

¿Y cómo responderían?

Desde la máxima unidad. Junto a otras fuerzas más allá de las independentistas.

La otra vez se acató el 155.

Eran circunstancias diferentes. Se vio la oportunidad de devolvérsela con una victoria independentista en las urnas el 21-D.

Aragonès, durante la entrevista
(Xavier Cervera)






¿Qué ha supuesto para ERC ver a Junqueras ante el TS?

Si alguien pretendía que este año y cinco meses de prisión de Oriol Junqueras le habrían empequeñecido políticamente, sus expectativas han quedado desmentidas. Hoy tiene más que nunca su liderazgo consolidado y reconocido. En ERC vimos con orgullo su muestra de dignidad.

Si varios acusados han admitido que la DUI fue una declaración política sin efectos, ¿por qué el Govern dice que está construyendo la república?

Nosotros decimos que estamos construyendo las mayorías para hacer posible aquello que no pudimos acabar en octubre del 2017. Hay que cambiar la correlación de fuerzas para conseguirlo.

Pero la república, ¿existe o no existe?

Yo creo que es evidente para todos que lo que se aprobó en el Parlament el 27-S no se ha podido llevar a la práctica. Si no, no estaríamos en estas circunstancias.


Adelanto electoral

Unas elecciones darían un escenario similar al de ahora, sería hacer perder el tiempo a la gente”


Cuando llegue la sentencia, si es condenatoria, ¿qué respuesta se debe dar por parte del Govern y de la ciudadanía?

La respuesta debe ser cívica y pacífica, que implique no sólo a los independentistas, sino a más sectores de la sociedad. La concretaremos cuando llegue. Pero la respuesta nos tiene que conducir a una solución, que sólo puede ser hablar, negociar y votar.





¿La respuesta puede ser volver al 27-O?

La respuesta nos tiene que llevar a la solución, no tiene que llevarnos a un nuevo problema. El 27-O no se pudo llevar a cabo porque no había la mayoría suficiente. La sentencia, por sí misma, ¿cambiará esa correlación de fuerzas? No lo sabemos. Pero sólo con una fuerza democrática muy fuerte podremos ganar a un Estado que no está dispuesto a negociar.

¿Qué piensa cuando desde el mundo posconvergente les acusan de posibilistas?

Me remito al Nuevo Testamento y San Pablo, que cayó del caballo y se convirtió en el mayor defensor del cristianismo. A nosotros, lecciones de independentismo nadie nos puede dar. Llevamos muchos años defendiendo este proyecto, incluso cuando había gente que hoy tiene la estelada más grande colgada en el balcón y nos decía que hacíamos el ridículo. Y me remito a entrevistas a personas de ese mundo. Pero para nosotros es muy positivo que Convergència haya dado un paso hacia el independentismo.

Cada vez que les piden unidad, ¿le hacen una opa a Esquerra?

El independentismo es tan diverso que no se puede reducir ni a un solo líder ni a un solo partido.




Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment