Pedro Sánchez, antes de comenzar su intervención en el Congreso. En vídeo, Sánchez a la bancada conservadora: «No les pido que apoyen este proyecto, lo que les exijo es que España avance». OSCAR DEL POZO (afp) | atlas

Pedro Sánchez ha ofrecido este lunes a Unidas Podemos un catálogo extenso de reformas, pactos de Estado, compromisos inmediatos y a medio y largo plazo para hacer realidad “la promesa de la izquierda”, en tanto que al PP y a Ciudadanos les ha pedido y “exigido» que no bloqueen la formación de Gobierno para que “España avance”. El candidato ha reconocido que el acuerdo con Unidas Podemos “no es sencillo de alcanzar”, pero las propuestas que necesita España y demandan los ciudadanos deberían hacerlo posible. Un incremento de recursos de un 5% para la Educación, una nueva Ley Universitaria, la universalización de la Educación de 0 a 18 años, la formación para toda la vida, un Nuevo Estatuto de los Trabajadores, una ley de Familias, de Eutanasia, la supresión de la ley Mordaza y un impulso de la Memoria Histórica son algunas de las medidas propuestas por el dirigente socialista. Especial énfasis ha puesto en la defensa de la igualdad de hombres y mujeres en todos los ámbitos, pero con detenimiento en la violencia machista. Se modificará la ley para que las agresiones sexuales sean siempre violación. No ha hablado expresamente de Cataluña, sino que ha defendido una España “unida y diversa”.

Nunca ha habido en España un discurso de un candidato a la investidura tan extenso. Dos horas de intervención en la que Pedro Sánchez ha expuesto seis desafíos de España para los que ha desgranado decenas de medidas. Sin embargo, para crítica del PP y de Ciudadanos, no ha aludido a Cataluña ni a la enorme crisis provocada por el secesionismo, salvo para invocar una España unida y diversa. Esta omisión ha centrado las primeras reacciones de la oposición del PP, Ciudadanos y Vox que solo se han ocupado de la misma sin mencionar respuesta a las ofertas de pactos. A ERC le pareció “negligente” que no hablara del principal problema político, Cataluña. Todos los grupos lo criticaron.

Sin altercados ni aspavientos se ha desarrollado la primera parte del debate en la que el aspirante a la presidencia ha podido exponer sin ruido su oferta de investidura. Pedro Sánchez, persigue su nombramiento. “El pacto no es fácil, pero une la promesa de la izquierda”, ha señalado el líder socialista dirigiéndose a Unidas Podemos. Al PP, a Ciudadanos, y al resto, les ha pedido que “no bloqueen” la investidura para que España avance. Sus seis desafíos de país, se plagaron de inmediato de un alud de propuestas. Empleo y pensiones; revolución digital; cambio para la transición energética; políticas de Igualdad contra la violencia machista, desigualdad social y, por último, España y Europa para defender su unidad dentro de la diversidad.

Muchas de las medidas figuraban ya en su programa electoral y otras fueron esbozadas durante los 11 meses anteriores como presidente del Gobierno. Un gran catálogo a desarrollar durante la legislatura. «Tenemos la oportunidad de progresar en empleo digno, en revolución digital, en transición ecológica, en feminismo, en Justicia social y en más Europa», ha considerado Sánchez.

Si alcanza una mayoría para gobernar lo primero que hará Sánchez será proponer la reforma del artículo 99 de la Constitución para que no haya bloqueos como los hubo en 2015 y hay peligro de que pueda haberlos ahora. Otro cambio constitucional propuesto sería para suprimir las referencias a los minusválidos y hablar de discapacidad. Los pactos de Estado sobre la Justicia, la Educación para extenderla de 0 a 18 años, una nueva ley de Universidades, las pensiones, la modificación del Código Penal para que toda agresión sea violación han sido expuestos sin entrar en detalles. La Ley de Memoria Histórica y la exhumación del dictador seguirán adelante.

Sus promesas electorales para las elecciones del 28 de abril pasado han figurado en esta recopilación en la que también había otros de sus compromisos de 2015 y 2016, algunos muy encarrilados durante sus 11 meses de presidente, tras la moción de censura, pero parados por falta de mayoría o por el bloqueo de la Mesa del Congreso. Si ahora tiene una mayoría, Sánchez derogará la Ley Mordaza, aprobará una ley de libertad de conciencia, habrá una norma de derechos digitales y una ley de bienestar animal. Muy aplaudido fue el compromiso de elaborar una ley del Juego para regularlo ya que las casas de apuestas no paran de crecer en las zonas con menos bienestar y renta de las ciudades de España.

La supresión del voto rogado en el extranjero; una ley integral de protección de los testigos y denunciantes de la corrupción y acabar con los aforamientos, son otras apuestas en las que quiere alcanzar el máximo acuerdo al ser transversales y propuestas por casi todos los partidos. La restauración de la Ley de Justicia Universal, sin embargo, no parece que vaya a tener ni mucho menos el consenso de toda la cámara. Una Ley de familias”, sí tiene vocación de tener bastante aceptación en la cámara, en la que se pretende recoger todos los cambios sociales que ha habido en España en la formación de las mismas. A los cambios que ha experimentado España desde 1979 se ha referido Sánchez como punto de partida de su discurso. Mucho se ha avanzado, pero queda mucho por hacer y recorrer. También en el cambio de la “arquitectura institucional”. Al mencionarlo pareció que iba a entrar en el conflicto territorial, pero no fue así. Se lo ha reservado para las réplicas de esta tarde y mañana a los portavoces de la oposición. De momento, se ha quedado con la defensa de una “España unida, diversa y sin fronteras”, las mismas características que enuncia para Europa.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: