El diagnóstico de infección por coronavirus se ha realizado desde el inicio de la pandemia con la prueba de PCR, a la que luego se le sumaron pruebas de diagnóstico rápido, que son más fáciles de utilizar y permiten obtener resultados en 10-15 minutos.

Ambos tienen ventajas y desventajas. ¿Cuáles son las diferencias?

1.- PCR (reacción en cadena de la polimerasa)

– Es la prueba más eficaz para el diagnóstico de COVID-19. Tiene una sensibilidad de entre el 80 y el 90%.

– Gracias a esta técnica se localiza y amplifica un fragmento de material genético, que en el caso del coronavirus es una molécula de ARN, cuya presencia revela la enfermedad en fase activa.

– Es capaz de detectar trazas del virus para dar positivo, de modo que lo detecta en las primeras etapas de la infección.

– La muestra se toma de un hisopo nasofaríngeo (el más común) o de saliva.

– Una limitación importante es que para obtener la muestra nasofaríngea se requiere personal capacitado y preparado.

– Además, el resultado tarda entre 24 y 48 horas.

– El coste de esta prueba supera los 100 euros.

2.- PRUEBA DE DIAGNÓSTICO RÁPIDO

– No identifican el ARN del virus. Tienen una operación similar a las pruebas de embarazo y pueden ser de dos tipos:

– Prueba de antígeno: detecta proteínas virales a través del exudado nasofaríngeo. Al igual que en la PCR, se detectan las personas que desarrollan la enfermedad en este momento. Esto es lo que quieren hacer las comunidades de Madrid y Cataluña en las farmacias.

– Funcionan si la carga viral es alta. En pacientes sintomáticos con menos de 7 días de evolución, la sensibilidad es superior al 90%.

– Prueba serológica: detectan los anticuerpos producidos contra el virus a partir de una muestra de sangre del dedo. Le permite saber si ha sido infectado en algún momento.

– Ambos permiten conocer los resultados en 10-15 minutos.

– Hacer una de estas dos pruebas puede costar entre 50 y 70 euros.

3.- PRUEBA SEROLÓGICA ELISA

– La muestra se toma extrayendo sangre de la vena y de ella se detectan los anticuerpos IgG e IgM que produce el organismo frente al COVID-19.

– Los resultados requieren un laboratorio y tardan entre 24 y 48 horas.

– Tienen un porcentaje mucho menor de falsos positivos y falsos negativos que las pruebas rápidas de anticuerpos.

– Su precio varía entre 50 y 80 euros.

Has leído PCR y pruebas rápidas: cómo funcionan y en qué se diferencian | Portada

A %d blogueros les gusta esto: