consultor seo


El 30 de mayo de 1966, en los sótanos de la librería Einaudi de Roma, una de las más frecuentadas de la ciudad (pero hoy cerrada) en la via Veneto, tuvo lugar la presentación de Degli
angeli, la traducción al italiano del poemario
Sobre los ángeles
(1929) de Rafael Alberti. El poeta español se encontraba entonces en la capital italiana, donde transcurrió la segunda fase de su exilio, entre 1963 y 1977.

La velada contó con un invitado de lujo: Pier Paolo Pasolini leyó un texto donde profesaba su admiración por sus versos. Asesinado en 1975, el escrito del gran intelectual italiano del siglo XX se perdió en el tiempo. El mismo Alberti, como contó en un libro entrevista en 1996, tenía muchas ganas de recuperarlo. No ha sido hasta ahora, veinte años después de su muerte, que el texto de Pasolini ha salido a la luz.






Rescatado un texto que el cineasta leyó en la presentación de la edición italiana de ‘Sobre los ángeles’

La investigadora italiana de la Universidad de Salerno Francesca Coppola, que está realizando su tesis doctoral sobre Rafael Alberti, asegura a La Vanguardia que ha encontrado el texto mecanografiado que el mismo Alberti buscaba. Después de seis meses de trabajo, Coppola dice que ha dado con él en el archivo contemporáneo “A. Bonsanti” del Gabinete científico literario G.P. Vieusseux de Florencia, y así lo ha publicado en un artículo en la revista científica SigMa.

“Leí una entrevista que le hizo a Alberti su segunda mujer, la escritora y traductora Maria Asunción Mateo. En esta entrevista, Alberti dice: ‘Pasolini sentía gran admiración por Sobre los ángeles y, en la presentación de la traducción que Vittorio Bodini hizo de mi libro, Pier Paolo leyó un formidable estudio que sobre él había escrito y que, por cierto, me gustaría conservar y no tengo la más mínima idea de dónde puede encontrarse’. Entonces decidí buscar en los archivos donde podía estar, y he encontrado en Florencia el texto que el mismo Alberti no pudo”, cuenta Coppola, de 29 años.

La joven investigadora explica que Pasolini y Alberti se conocieron volviendo de un viaje a Varsovia en los años cincuenta, y luego, durante sus años en Italia, se reencontraron frecuentando el mismo círculo de intelectuales. Les unió la condesa Elsa de Giorgi, una gran amiga de ambos, a quien Alberti dedicó en 1976 También a ti, Pier Paolo, un poema basado en Pasolini que escribió después de su asesinato. Hasta la fecha no ha salido a la luz ninguna fotografía de ambos, pero Coppola espera que su hallazgo anime a que si algún coleccionista italiano o español conserva alguna, la publique.

ginsengman

No cumples, No das la Talla, Prueba Ginseng Men. Envío Gratuito

segunda





La búsqueda del texto pasó primero por la Fundación Rafael Alberti en Puerto de Santa María y también en el Centro de Estudios Pier Paolo Casolini en Casarsa, en el noreste de Italia, sin éxito. Fue finalmente en los archivos de Florencia cuando Coppola encontró una carpeta entre documentos de Pasolini que contenía cinco hojas, con dos versiones del texto presuntamente leído en 1966. Un borrador, y un mecanografiado final con correcciones escritas a mano, que hablan de Sobre los ángeles.

“Cómo se hace para tener la naturaleza de poeta de Rafael Alberti me es inconcebible: Lo miro como un negro, que no ha visto jamás a un blanco, mira a un blanco. Con una mezcla de terror, admiración, de ternura y defensa”, decía Pasolini. “¿Pero cómo es posible, si a mí me parece que hay una sola forma de ser poeta, la mía? ¿Cómo es posible hacer siete mil poesías, siete mil objetos todos puros, con todo dentro y nada de sí mismo, hablando siempre de sí mismo y sin confesarse jamás? ¿Cómo puedes Rafael Alberti ofrecer un retrato tan veraz, tan humano y articulado de ti, si tienes tan salvaje y donquijotesco pudor?”, continuaba.

Según Coppola, el texto prueba que Pasolini y Alberti “tenían una relación de gran admiración, sobre todo de parte de Pasolini que era más joven. Se sentía aprendiz, le llama maestro, le ve como un poeta clásico vivo de la generación del 27”. El italiano había contado la huella que habían dejado en él los líricos españoles, desde Antonio Machado a Juan Ramón Jiménez, pero también Alberti o el catalán Carles Cardó. “Creo que este hallazgo puede aportar evidencias sobre la gran amistad que les unía –añade–. En España Alberti ha sido un poco desatendido por la crítica, y pienso que este escrito puede contribuir a despertar más atención sobre su figura en el veinte aniversario de su muerte”.








Fuente: LA Vanguardia