España sufre un atraso histórico en conocimiento de idiomas: según Eurostat, el 46% de la población de 25 a 64 años no podía en 2016 hablar ninguna lengua extranjera, un dato 10 puntos peor que la media de la UE. En dominio del inglés, el país también se encuentra a la cola de Europa: según el English Proficiency Index (EPI) de 2018, una clasificación internacional elaborada por la compañía de enseñanza de idiomas sueca Education First, España se sitúa en el puesto 23 del continente. Y en el puesto 32 del total de 80 países analizados, entre Corea del Sur y Líbano. Para salvar ese vacío, los Gobiernos autonómicos, en la red pública, y la enseñanza concertada han multiplicado el número de centros bilingües, la inmensa mayoría de ellos en inglés: de 240.154 alumnos matriculados en este tipo de programas en el curso 2010-2011 se pasó a 1,1 millones en el 2016-2017. La necesidad de encontrar suficiente personal ha hecho, sin embargo, que se acepten profesores con un nivel de inglés (en algunas autonomías basta con el B-1) insuficiente para impartir correctamente la asignatura.

¿Es miembro de la comunidad educativa? Participe en el Foro de Educación de EL PAÍS respondiendo a la pregunta de esta semana: ¿Por qué no aprendemos bien inglés? ¿Funciona el bilingüismo en la escuela? Publicaremos aquí una selección de las respuestas.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: