Francia, Alemania e Italia barajan la posibilidad de recurrir a un mecanismo de sanciones para que se cumpla el embargo que impida envíos de armas y mercenarios a Libia que, sobre todo por parte de Turquía y Rusia, han estado reforzando las facciones en lucha y alimentando el conflicto.

En una declaración conjunta, el presidente francés, Emmanuel Macron, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Consejo italiano, Giuseppe Conte, pidieron sin nombrarlos «a todos los actores extranjeros que pongan fin a sus injerencias crecientes y respeten plenamente el embargo de armas establecido por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas».




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: