Cada vez son más quienes consideran que tener un armario propio será algo tan analógico como usar una cámara de fotos o una máquina de escribir. Casi una provocación y, además, una agresión al medioambiente. Ya hay al menos una docena de marcas que proponen alquilar tu ropa en lugar de comprarla bajo el pretexto de que esta práctica (vieja en Estados Unidos pero relativamente nueva en Europa) supone un ahorro energético. También de tiempo y de dinero… Pero para comprobar eso, cada uno debe hacer sus propias cuentas, puesto que no deja de ser una manera de convertir un gasto variable y ocasional –la compra de ropa– en una nueva cuota fija al mes que merma el presupuesto doméstico, como ocurre con el renting de los coches.





Estas plataformas de armarios online y compartidos nacieron para ofrecer solo ropa de fiesta o de boda, pero poco a poco se han ido introduciendo prendas más de diario para “poner al alcance de todas armarios casi infinitos”, explican desde ecodicta.com. Son armarios online y compartidos que permiten acceder a ropa más cara de lo que muchas podrían permitirse. De momento son sólo para ellas, y la opción masculina todavía es escasa, aunque es la tradicional: toda la vida se han alquilado esmoquines.


Cuotas

A partir de 25 euros puedes renovar tu armario y tu estilo cada mes


La opción más reciente en España es ecodicta.com, una empresa formada por Mercedes, Raúl, Mario y José, que se definen como “un grupo de emprendedores a los que nos preocupa el medioambiente y la huella ecológica que dejan los productos sobre nuestro planeta pero también muy interesados en la moda y en las tendencias”. Consideran que “alquilar en lugar de comprar permite ahorrar tiempo (pagas un tanto al mes y te llega tu Ecodicta Box con la ropa puntualmente a casa y te recogen la del mes anterior) y también dinero (pagas y no te lo quedas pero no son prendas de usar y tirar)”. ¿Por cuánto? La cuota de entrada es de 25 euros aunque la media es de 40 euros al mes y propone looks completos que “puedes alquilar y devolver, o pagar y quedártelos si pagas la diferencia”, como con el renting de vehículos.

Alquilar permite ‘probar nuevos estilos’ y ‘nuevas marcas’
(Xavier Gómez)

Otras de las comodidades que según sus impulsores se derivan de esta práctica es que permite “probar nuevas marcas, nuevos estilos sin riesgo y sobre todo renovar cada temporada y reducir el desorden de tu armario”. Y, por supuesto, “incluye asimismo la oferta de ropa para aquellas chicas que quieran vestir prendas estrictamente sostenibles, ya que pondremos un gran énfasis en la suscripción eco-friendly”. Desde La Más Mona, que va renovando su armario de más de mil piezas y tiene 156.000 seguidores en Facebook, a Ettiquete (complementos y vestidos de diseñadores nacionales tanto en alquiler, como en venta pero a mitad de precio) o Altacostura on line (especializado en ropa sesentera) ofrecen esta posibilidad de alquilar en lugar de comprar.





Renovar el armario de forma mensual es posible alquilando
Renovar el armario de forma mensual es posible alquilando
(Àlex Garcia)

Un negocio sencillo (te registras, eliges la prenda y la fecha en que vas a usarlo para saber si estará a punto y te lo envían previo pago) que según un estudio de Allied Market Reserch supuso unas ganancias de más 800 millones de euros en 2017, y se estima que crezca hasta los 1.500 millones en 2023. Según las estadísticas, todos los años comparamos una media de entre ocho y nueve kilos de ropa y gastamos unos 450 euros en ello. El sistema de alquiler busca evitar ese dispendio y el derroche consiguiente: 390.000 toneladas de textiles acaban en los contenedores todos los años según la Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria.


Sostenible

Alquilar es más ecológico: puede frenar la moda de usar y tirar


Tal como expresan tanto desde Ecodicta como Beatriz Valdivia, creadora de la plataforma Moda en Positivo, hay que apostar por estos proyectos que buscan hacer armarios más sostenibles. Consideran que la moda también debe ser económicamente sostenible y que hay que buscar modelos de negocio que promuevan la economía colaborativa y, en el caso de la moda, que alarguen la vida de las prendas. La industria de la moda es responsable de un 2% de las emisiones de CO2 a la atmósfera y casi un 8% del consumo de agua por lo que toda idea que busque la sostenibilidad debería ser bien recibida.





Muchas firmas de alquiler priman la moda sostenible
Muchas firmas de alquiler priman la moda sostenible
(Luis Eduardo Noriega A. / EFE)

La primera plataforma lanzada fue Rent the Runway, en Estados Unidos. Hace ya ocho años que probó esta fórmula para alquilar prendas por días y más recientemente incluyó su programa Unlimited que funciona con una cuota mensual. Por 139 dólares mensuales recibes tres prendas que usas durante esos treinta días y los cambias al mes siguiente. Haciendo números al final parece caro. Son unos 1500 euros al año por una ropa que no queda en tu armario, aunque para algunas personas precisamente esa es la gracia.

Estrenas todo el tiempo, no desordenas ni saturas tu espacio y no tienes la tentación de comprar cosa inútiles sin calidad; dejas la moda de comprar y tirar”, explica Julia Weems, directora de Area de Moda del IED. Otra cosa es, sin embargo, saber si “lo que funciona tan fácilmente en Estados Unidos y en ciertos países europeos encajará aquí… Está costando pero ya se verá”.





A esa propuesta distinta de vivir la moda se ha sumado ahora también una opción nueva: el alquiler de joyas. Desde hace una semana, la plataforma digital Verone “permite alquilar joyas con una tarifa plana desde 29 euros al mes”, explica su creador y CEO Luis Feliu de la Peña. Como experto del sector considera que “creemos que un servicio como el nuestro puede tener muy buena acogida. Queremos ser tu partner a nivel joyero: renueva cada mes, sorprende, deslumbra y no te dejes una fortuna en ello”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: