El primer ministro paquistaní, Imran Khan, advirtió este martes a la India de que su país responderá si ataca su territorio, algo que podría desencadenar una guerra de final incierto, en medio de la escalada de tensión tras un atentado en la Cachemira india que causó 42 muertos y del que Nueva Delhi acusó a Islamabad.

“Empezar una guerra está en nuestras manos, pero no está en nuestras manos acabarla. Solo Dios sabe adónde nos llevaría eso”, afirmó Khan en un mensaje televisado en directo. El mandatario indicó que “Pakistán no solo pensará en responder. Pakistán responderá” si se llega a producir un ataque contra su territorio.






Empezar una guerra está en nuestras manos, pero no está en nuestras manos acabarla”



Al mismo tiempo, Khan aclaró que su país está listo para dialogar con la India sobre terrorismo y Cachemira, región dividida entre ambas potencias nucleares desde 1947 y por la que han librado dos guerras y varios enfrentamientos menores. “Cada vez que comenzamos un diálogo con la India, la India pone como condición empezar con conversaciones sobre terrorismo. Estamos listos para hablar de terrorismo”, dijo Khan.

La India ha acusado reiteradamente a Pakistán de apoyar el “terrorismo transfronterizo” y de permitir y auspiciar el funcionamiento en su territorio de grupos terroristas que tienen como fin atacar objetivos indios y atizar las protestas separatistas entre la población cachemir.

Dos hombres siguen el discurso televisado del primer ministro pakistaní, Imran Khan, este martes
(Aamir Qureshi / AFP)

El primer ministro paquistaní pidió también a Nueva Delhi que comparta evidencias de la supuesta implicación de su país en el ataque suicida con coche bomba que mató a 42 policías el jueves en la Cachemira india y prometió llevar a cabo una investigación. “La India ha acusado siempre a Pakistán sin prueba alguna”, subrayó.





Khan además sostuvo que “cualquiera que use el suelo paquistaní para atacar a la India es enemigo de Pakistán” y se preguntó qué tiene que ganar su país de un atentado en el país vecino. “Este es un nuevo Pakistán y es en nuestro interés no permitir que nadie de Pakistán lleve a cabo ataques en el exterior”, concluyó.


La India ha acusado siempre a Pakistán sin prueba alguna”



La histórica tensión entre las dos naciones nucleares se ha disparado en los últimos días después de que Nueva Delhi acusase a Islamabad de apoyar al grupo terrorista que el jueves mató a 42 policías en un atentado suicida con un vehículo cargado de explosivos, el peor ataque en la región en 30 años.

Pakistán ha negado cualquier participación y ha pedido la intervención de Estados Unidos. Pero el primer ministro indio, Narendra Modi, que enfrenta a la reelección en unos comicios generales en mayo, ha sido presionado para vengarse, y ha dicho que ha dado a sus fuerzas de seguridad una mano libre para administrar una “respuesta fuerte”.

Miembros de la familia y aldeanos llevan el ataúd de uno de los soldados muertos durante el ataque suicida en la aldea de Gandiwind, a unos 60 kilómetros de Amritsar, el pasado 16 de febrero
Miembros de la familia y aldeanos llevan el ataúd de uno de los soldados muertos durante el ataque suicida en la aldea de Gandiwind, a unos 60 kilómetros de Amritsar, el pasado 16 de febrero
(AFP)






Tras el atentado, reivindicado por el grupo terrorista Jaesh-e-Mohammad (JeM), la India acusó a Pakistán de darle apoyo y anunció que tomará “todas las medidas diplomáticas posibles” para aislar a Islamabad de la comunidad internacional.

Como primer paso el ministro de Finanzas indio, Arun Jaitley, anunció que su país había retirado a Pakistán el estatus económico de “nación más favorecida” y que habían subido los impuestos a las importaciones paquistaníes en un 200 %.


Pakistán ha negado cualquier participación y ha pedido la intervención de Estados Unidos









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: