Las víctimas del atentado de Niza de 2016 están viviendo un nuevo drama. Este brutal ataque durante la celebración de la fiesta nacional francesa, el 14 de julio, se cobró la vida de 84 personas. Un camión arrolló a la multitud congregada en el paseo de esta localidad costera en el primer ataque de este tipo en Europa. Una decena de niños perdieron la vida en ese brutal atentado y ahora los padres de varios de estos pequeños se enfrentan a otra pesadilla. Algunas familias han descubierto que las autoridades entregaron los cuerpos de sus pequeños tras las autopsias sin sus órganos.





La noticia ha generado un auténtico revuelo y varios medios franceses explican el macabro hallazgo de estos padres. Según estas informaciones, los cuerpos fueron devueltos a las familias sin corazón, cerebro, pulmones, hígado ni riñones y todos los órganos se encuentran en el instituto medico-legal Pasteur de Niza.


Familias traumatizadas

“Han profanado su cuerpo”, se lamenta el padre del pequeño Yanis

El fiscal de Niza asegura que este procedimiento se llevó a cabo para determinar exactamente las causas de la muerte, pero las familias están indignadas ante la ocultación de algo así. “Han profanado su cuerpo”, lamentan los padres de Yanis, un pequeño de 4 años que falleció en el atentado. Su madre, Samira está reviviendo el horror tres años después: “Mis ansiedades han reaparecido, tengo la impresión de que parte de mi hijo fue robado, que fue asesinado por segunda vez”.

Fueron advertidos por otra madre que perdió a su hija esa trágica noche. La mujer había descubierto en el informe forense que los órganos de su pequeña habían sido extraídos. Sabía que le habían realizado una autopsia a su hija, pero nunca imaginó lo que ocurrió después.

Los padres de Yanis han logrado la devolución de los órganos para poder enterrarlos en la tumba de su hijo, aunque han demandado al Estado por negligencia grave y por ver violado su derecho a enterrar a su hijo de acuerdo con sus creencias religiosas. El abogado de la familia, Yassine Bouzrou asegura que no había motivos para esta actuación: “Las extracciones de órganos generalmente se realizan para exámenes adicionales que, en este caso, no se han realizado. Por lo tanto, la decisión de la autopsia en sí fue inapropiada e innecesaria. No hay debate médico sobre las causas de la muerte de este niño, cien personas fueron arrolladas esa noche”.





El 14 de julio un hombre arrolló a una multitud que se encontraba celebrando esta fiesta nacional en el paseo marítimo de esta concurrida localidad francesa causando 84 muertos. Una decena de ellos eran menores.


¿Es posible acabar con el terrorismo?




Total votos: 0








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: