Uncategorized

Pablo López «libera» Madrid


“Sed libres”, es lo que pide Pablo López en esta gira, y es lo que gritó una y otra vez anoche en el Teatro Real de Madrid. El malagueño presentó su “Tour Santa Libertad” a la capital con motivo del Universal Music Festival tras agotar las entradas en pocas horas, y emocionó a cada una de las personas que llenaban las butacas del recinto. “Voy a estar aquí seis o siete horas”, anunciaba al comienzo. No estuvo tanto tiempo sobre el escenario pero la duración no fue un problema, pues ofreció un concierto de casi dos horas y media donde no faltaron las sorpresas, la música e incluso la poesía en sus canciones.

“El camino” marcó el recorrido, seguido de “El niño” y una de sus canciones más representativas, “Vi”, tres temas que bastaron para emocionar y hacer cantar a todo el teatro, prácticamente sin excepción. “El patio” no se hizo esperar y López hizo vibrar al Real con su golpe al piano característico en la segunda estrofa, creando un repertorio centrando en su último trabajo pero sin dejar atrás la esencia de sus canciones más antiguas. Con “Lo saben mis zapatos” silenció el teatro y una parte de los asistentes desnudaron sus pies para eternizar el momento.

Como era de esperar el artista invitó a cantar a algunos de sus compañeros de profesión más cercanos. La primera en aparecer fue Georgina, con quien interpretó “Yo te espero aquí”, más tarde subió al escenario a Paty Cantú para cantar el tema de la mexicana “Déjame ir”, y cuando parecía que el concierto estaba más que terminado, Pablo Alborán apareció para seguir a su compañero la letra de “El gato”, uno de los momentos más breves pero emocionantes de la noche. Su hermano – que trabaja con él – estuvo allí, y hasta su madre no quiso perderse el debut Real de su hijo desde la primera fila del patio de butacas.

Con las emociones a flor de piel, al fondo del escenario apareció un “Gracias por ser el mejor equipo del patio, porque cuando estáis nunca quiero que me cuenten el final”, leído por él mismo. Una manera de demostrar la importancia que le da a todos aquellos que le han apoyado a lo largo de su carrera y que han vivido con él cada una de sus composiciones. Su primera noche en el Teatro Real se convirtió en magia para todos los que pudieron verle y disfrutar del arte de su música.




Fuente: La razon

Comentar

Click here to post a comment