Las generales no tenían una segunda vuelta. Lo decía Pablo Casado en todos sus actos de campaña. Pero la tendrán. El presidente del PP coloca el 26-A como unas elecciones trascendentales, para que el Gobierno que está seguro que Sánchez pactará con Podemos y ERC, tenga un contrapeso en los presidentes autonómicos y en los principales municipios.

Pablo
Casado afirmó ayer, en la presentación del programa electoral marco para las municipales y autonómicas, que Sánchez no quiere desvelar sus pactos para la formación del Gobierno porque pretende hacerlo, además de con “los comunistas” de podemos, con ERC, “y eso no le viene bien decirlo ahora” para sus resultados por ejemplo en CastillaLa
mancha.






“El 26-M tiene que ser un dique de contención para que Sánchez no tenga carta blanca para gobernar”


Por eso considera que el 26 de mayo “tiene que ser un dique de contención para que Sánchez no tenga carta blanca para gobernar”. Se trata de que los gobiernos municipales y autonómicos, gobernados por el PP “sean un contrapeso”, y no puedan hacer lo que quieran, porque levanten la voz en la conferencia de presidentes, en el Consejo de política Fiscal y Financiera.

Pero el presidente del PP también alerta respecto al voto que puede ir a Ciudadanos, y que a su juicio puede acabar en el PSOE, porque ya ha advertido Rivera que en algunas comunidades autónomas puede apoyar al PSOE. Y lo hará, dice casado, porque “si Ciudadanos no tiene acceso al poder territorial autonómico se le van a hacer muy largos esos cuatro años de oposición”.


Iceta

Casado recuerda que presidirá el senado quien apostó por una consulta de autodeterminación en 10 años

Y las consecuencias de dispersar el voto, según Casado, ahí están ya. Por ejemplo, con la propuesta de que el presidente del Senado sea el socialista catalán Miquel Iceta. Algo gravísimo, según el líder del PP, porque es Iceta quien ya ha puesto en el horizonte de 10 años una consulta de autodeterminación. Y sería Iceta quien tenga que impulsar un nuevo 155, algo que Sánchez demuestra que no hará, con esta iniciativa.

programa marco del PP para las elecciones autonómicas y locales, que hoy presentó el líder del PP, Pablo Casado, en Toledo, subraya el compromiso de este partido con la constitución y por eso se presenta “como el -único partido que acepta de un modo íntegro el modelo que nos dimos en 1978”. Y es así, subraya el texto, porque “el resto de los partidos que concurren o bien quieren transformar el modelo autonómico en uno federal o confederal, eliminar figuras esenciales para la España rural como son las diputaciones o directamente acabar con las autonomías”.






Programa

El PP recuerda que el PSOE quiere ir a un estado federal, Vox quitar las autonomías y Cs las Diputaciones

El PP establece así distancias con el PSOE, con Ciudadanos y con Vox, y se presenta como el partido que garantiza lo que hay, en un intento de dar seguridad, lo que los votantes tradicionales del Partido Popular le han hecho optar siempre por este partido. Por eso, y en una afirmación de que no está dispuesto a una reforma de la Constitución, sin decirlo, “reafirmamos el compromiso del PP con la Constitución, que ha sabido conjugar la unidad nacional con distintos niveles de autogobierno y que ha permitido que estas cuatro décadas sean las de mayor desarrollo y bienestar de nuestra historia reciente”.

El PP habla de mantener el actual modelo territorial tal y como está, que defiende y aplaude: “Gracias al mismo las políticas y los servicios se han acercado a la realidad concreta de cada territorio” y subraya que sin las autonomías “no existiría la red sanitaria que hoy disfrutamos todos los españoles”, aunque aboga por acuerdos para garantizar que todos los españoles tengan acceso a la misma, independientemente de donde residan, reformas para afrontar los nuevos desafíos de una sociedad envejecida y apoyo y reconocimiento a sus profesionales por la labor esencial que realizan”.






Catalunya

El PP afirma que el 1-O fue también “un golpe al modelo autonómico

Estos pronunciamientos no impiden que el programa insista de nuevo, como lo hizo en las elecciones del 28-A, en la situación de Catalunya. “El golpe al estado del 1 de octubre fue también un golpe al modelo autonómico”, dice el programa”. Por eso considera necesario recuperar “la legalidad, la convivencia y la prosperidad en Catalunya y prevenir que desde otras comunidades o ayuntamientos se ponga en jaque la unidad de España o la vigencia de la Constitución”.

Para ello, el PP apuesta por reforzar la presencia del estado en todas las Comunidades autónomas “para garantizar el pleno ejercicio de las competencias que tiene constitucionalmente atribuidas”. Se trata de ampliar los recursos materiales y humanos a disposición de las delegaciones del Gobierno. Promete impulsar una legislación “que establezca normas armonizadoras que aseguren la unidad de mercado”, para evitar la aparición de obstáculos que puedan fragmentarla. También reafirma la competencia exclusiva del Estado en las relaciones internacionales, con lo que promete clausurar todos los organismos e instituciones que socaven esta competencia exclusiva, facilitando la integración de los organismos autonómicos dentro de los servicios del Estado.

El PP insiste, en su programa, en dejar de transferir competencias a las comunidades autónomas. Se trata, explica, de aprobar “una moratoria que paralizará la cesión de nuevas transferencias a las Comunidades Autónomas” y que en ese tiempo “se realizará una completa evaluación del funcionamiento del estado autonómico desde una perspectiva de eficiencia y equidad, de tal manera que se garantice un sector público más racional y viable, y se dé plena vigencia al principio de solidaridad”.






Juramento

El PP quiere acabar con los juramentos de la constitución por imperativo legal

También incluye en el programa autonómico la aprobación de una ley de símbolos nacionales, para garantizar “el correcto cumplimiento del requisito de prestación de juramento o promesa de la Constitución por parte de todos los cargos electos y autoridades públicas, prohibiendo cualquier variación o añadido que desnaturalice o vacíe de contenido dicho acto de acatamiento.

En su programa, el PP continúa con la “revolución fiscal” que Pablo Casado prometía en la campaña de las elecciones generales, y se compromete a eliminar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para las transmisiones entre padres e hijos y al esto de la línea descendiente, así como entre cónyuges. Promete también incentivos fiscales a las empresas innovadoras, y afirma de forma rotunda que “en las comunidades autónomas donde gobierne el PP no se crearán nuevas figuras tributarias.


Financiación

El PP apuesta por una financiación autonómica basada en la igualdad y la corresponsabilidad

El PP se compromete también a impulsar en el Consejo de Política fiscal y Financiera la reforma del sistema de financiación autonómica, basada en los principios de “igualdad, equidad, transparencia y corresponsabilidad fiscal”, yendo también a una reforma del sistema de financiación de los ayuntamientos.





Respecto a los municipios, el PP pretende que los ayuntamientos que presenten superávit y no tengan deuda podrán bonificar los impuestos locales para el fomento de la actividad económica y la creación de empleo.


Matiz

El PP defiende el castellano como lengua vehicular, pero también las lenguas cooficiales

El programa, muy amplio, incluye algunas de las propuestas que el PP llevó a las elecciones generales, pero más matizadas como que “la lengua vehicular ordinaria de la enseñanza en todo el territorio español será el castellano”. Sin embargo añade que, “en aquellas comunidades autónomas en las que existan lenguas cooficiales, éstas podrán también ser previstas como lenguas vehiculares”.


¿Debería dimitir Pablo Casado?




Total votos: 0








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: