El presidente del PP, Pablo Casado, seguirá en el cargo aunque se confirmen los datos del CIS que le auguran un profundo batacazo que le haría restar la mitad de la fuerza que actualmente tiene su formación en el Congreso. El barómetro conocido este martes señala que los populares pasarían de tener 137 diputados a una horquilla de entre 66 y 76 escaños, pero el líder de los populares cree que “hay 28 escaños como mínimo que oscilan y, si los saca el PP frente al PSOE, nos daría la victoria”, ha advertido.









En declaraciones a Onda Cero, Casado ha insistido en su crítica al CIS, del que este martes dijo que le daba la risa y que podría constituir ya un caso de malversación de fondos públicos. Este miércoles ha reiterado que “el CIS no se lo cree nadie y que se ha convertido en una estrategia de campaña”. En cualquier caso, ha garantizado que “por supuesto” seguirá en el cargo si se confirman los pronósticos que la encuesta señala para su candidatura.


“El CIS no se lo cree nadie y que se ha convertido en una estrategia de campaña”

“Estoy elegido para cuatro años en las primeras primarias del partido”, ha argumentado en primer lugar, para luego justificar el escenario nada favorable que se ha encontrado al llegar a la presidencia del partido. Casado se ha referido a la “fragmentación en tres” del espacio de centro derecha que pretende liderar el PP y al hecho de que asumió las riendas de la formación con “una intención de voto del 16%”.

Según Casado, la receta que está llevando a cabo para recuperar espacio “es la que hacía falta” por ser la más “transversal”, pero inmediatamente ha vuelto a excusarse en las dificultades que ha heredado. El dirigente ha parafraseado a José María Aznar cuando, al parecer, dijo: “Tienes la situación más difícil que tuvimos Fraga, Rajoy y yo”, a lo que ha añadido el hándicap de tener que recuperar dicho espacio “en el menor tiempo posible”. Sin embargo, casado se ha mostrado optimista de cara al futuro al considerar que “la labor se verá recompensada”, pero ha reiterado que se ha encontrado con una situación que “no era fácil”.






Cree que la receta que está llevando a cabo para recuperar espacio “es la que hacía falta” por ser la más “transversal”

En la misma entrevista, el dirigente popular ha descartado la posibilidad de abstenerse en una investidura de Pedro Sánchez aunque se lo pidan por responsabilidad. “Yo no voy a acordar nada con Sánchez”, ha garantizado, pero “Ciudadanos seguro que sí”. De hecho, Casado se ha mostrado convencido de que si Cs y PSOE suman, lo harán como en 2015, reeditando así “el pacto del abrazo”.

El líder del PP ha insistido en la necesidad de acumular el voto del centro derecha en el PP y ha añadido que “los que van de patriotas” en referencia a Cs y Vox han llevado “más dispersión del voto” y han facilitado que Sánchez se pueda mantener en la Moncloa. Ante esta situación, ha asegurado que los votantes de Cs y Vox “no tienen ninguna excusa para no confiar en el PP”.


¿Crees que la campaña electoral de las generales será la más crispada?




Total votos: 0








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: