Otro alto mando de los Mossos d’Esquadra
Emili Quevedo ha reconocido este lunes en el Tribunal Supremo que se alertó al Govern de que el 1 de octubre podría haber algunos actos de violencia. Sin embargo, quien fuera el máximo responsable de la Comisaría General Técnica de Planificación de la Seguridad del cuerpo policial cargó la responsabilidad en el entonces presidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

En aquella reunión celebrada el 28 de septiembre de 2017 estuvieron presentes varios mandos policiales de los Mossos , además de Puigdemont, el vicepresidente Oriol Junqueras, y el conseller de Interior Joaquim Forn.

“Forn no intervino; Junqueras dijo que él creía que no iba a haber resistencia si las fuerzas de seguridad acudían a los centros, que la gente les dejaría pasar; y fue Puigdemont quien dijo que el Govern tenía un mandato y lo iban a cumplir y llevar adelante”, ha recordado Quevedo.









Además, ha reconocido que era “obvio” que los tres alto cargos de la Generalitat “conocían que una cosa (convocar el referéndum) y otra (cumplir el mandato judicial) eran incompatibles”.

En aquella reunión, Quevedo recuerda que se dieron varios mensajes por parte de los Mossos. “Uno de ellos reiterando los que se habían dado el 26 de septiembre, y un segundo sobre nuestra absoluta disconformidad con algunas expresiones públicas que habían hecho miembros del Govern”, ha subrayado Quevedo, en referencia a unas manifestaciones de Forn reconociendo que los Mossos permitirían el 1-O.


Defiende el operativo

Quevedo ha sostenido que los Mossos mantuvieron su dispositivo policial para hacer cumplir la orden de la magistrada del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya Mercedes Armas para evitar el 1-O. Ha defendido que fue un operativo mucho mayor que el desplegado en cualquier día de elecciones pero defendió que si no hubo más efectivos es por que era imposible, debían estar en otros servicios. “Todo cuerpo policial debe mantener reservas de orden público para hacer frente a eventualidades que puedan ocurrir. Donde era más probable que sucedieran era en la ciudad de Barcelona”, ha añadido.

Asimismo, ha confirmado la tesis de Forn de que el exconseller no intervino en la preparación del dispositivo. “Habían más efectivos, pero hay varios matices. De la plantilla de 16.600 agentes, hay unos 800 que no tienen capacidad operativa y hay un absentismo del 10 % y 12 %. Además, un cuerpo policial no puede abocar la totalidad de su plantilla a un dispositivo determinado porque trabaja 24 horas y debe prever que antes y después del operativo tienen que trabajar otros”, ha indicado.





Los datos que ha ofrecido es de 7.800 agentes en el dispositivo del 1-O, mientras que en una jornada electoral se destinan entre 2.500 y 3.000. Aún así, ha reconocido que el auto de la magistrada en el que ordenaba impedir el referéndum “no se pudo llevar a cabo en su integridad”.

Los Mossos están señalados por no haber cumplido el mandato judicial de impedir la referéndum. El coronel que dirigió a los tres cuerpos policiales para aquel día, Diego Pérez de los Cobos, tildó al operativo del cuerpo autonómico de “estafa” mientras que los mandos de éstos mantienen que hicieron todo lo posible por cumplir con el auto judicial respetando en todo momento la convivencia pacífica.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: