Óscar Pujo y César Mato afrontan desde este sábado la prueba de ultraciclismo Across Andes, que tendrá un espectacular recorrido de más de 1.450 kilómetros y hasta 21.000 metros de desnivel.

Tendrá su inicio y su final en Santiago de Chile y todos los participantes no tendrán ninguna ayuda extra más allá de sus manos y sus piernas. El recorrido es durísimo, algo que ya ha confirmado la pareja española. «Es una locura, algo totalmente nuevo», han explicado en la semana previa a la competición. Además, tienen claro que su único objetivo es el de «disfrutar de una experiencia única».

El exigente trazado ha hecho que apenas sean medio centenar de valientes los que se atrevan a afrontar la prueba.

Prueba durísima

Todos ellos tendrán nueve días para completar esos mencionados 1.450 kilómetros y 21.000 metros de desnivel acumulado, siempre y cuando la complicada situación que vive Chile no provoca que se suspenda la subida a Agua Negra, el segundo paso fronterizo más alto del mundo y que está situado a 4.700 metros. En vista de esto, la organización tiene un Plan B todavía más exigente porque en ese caso el desnivel acumulado podría llegar a los 23.000 metros y tendría su cima más alta en el Cristo Redentos, frontera entre Chile y Argentina.

Las complicaciones de una prueba como esta es que los dos vallisoletanos solamente podrán afrontarlo con su equipaje e incluso en algún momento se pueden ver obligados a dormir a cielo abierto. Por eso, se trata de una carrera que mezcla el cicloturismo de aventura con la competición de larga distancia, algo que supone «una novedad y una incógnita» para los dos deportistas.

“La carrera es de resistencia, sin ayuda externa. Todos los problemas que tengamos los tendremos que resolver nosotros”, explica el ‘lagunero’ César Mato que incide en que la prueba no solo será dura físicamente, sino también mentalmente. “Va a haber muchos momentos en los que pensaremos en qué hacemos aquí, pero seguro que al final será gratificante y nos dejará recuerdos únicos”, añade.

Casi sin tiempo de prepararla

Por su parte, Óscar Pujol, excorredor profesional, que ha competido también en modalidades como el BTT o el ciclocross, admite que le tiene “ganas” a esta disciplina “desconocida” para él. “Casi no hemos tenido tiempo para prepararla porque nos llegó la posibilidad de hacerla hace un mes, pero estas oportunidades solo se presentan una vez”, puntualiza. “Nunca he hecho nada igual, tantas horas seguidas encima de la bici, sin ayuda, supervivencia pura y dura y en pareja, que multiplica las probabilidades de lesión o avería, pero también las de encontrar una solución y mejorar el ritmo de carrera”, concluye el actual presentador del canal ciclista GCN.

Practicodeporte@efe.com




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: