“La agenda que estamos viendo en Catalunya es la agenda de ETA”. Las palabras del líder del PP, Pablo Casado, no han sentado nada bien en el seno de Covite, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo. No gusta el contenido, el tono y mucho menos el empeño del dirigente ‘popular’ en replicar este tipo de alusiones en su discurso reciente, en el que las equiparaciones entre la banda terrorista y las fuerzas independentistas catalanas son una constante. La asociación denuncia la “utilización política” de las víctimas y exige que aparte un asunto que se ha convertido en tótem de su precampaña electoral.





“Son temas que no tienen nada que ver, él ya lo sabe y no lo vamos a tolerar”, explica a La Vanguardia Consuelo Ordóñez, presidenta de la plataforma y hermana de Gregorio Ordóñez, concejal del PP en San Sebastián asesinado en 1995 por ETA. Desde Covite insisten en que es “doloroso” ver cómo se mezcla indiscriminadamente el conflicto catalán y la actividad terrorista de la banda en un mensaje “frívolo” que, al final, “banaliza” a las propias víctimas del terrorismo.


Son temas que no tienen nada que ver, no lo vamos a tolerar”



Este mismo jueves, Casado volvió a sacar el tema en un acto en Lugo, donde de nuevo subrayó una frase que ya ha empleado en las últimas semanas: “La agenda en Catalunya es la agenda de ETA”. El presidente ‘popular’ fue más allá y habló de “síndrome de la T-4 –en referencia coche bomba que acabó con la tregua de 2006-” para referirse a las conversaciones de las últimas semanas entre el Gobierno de Sánchez y las fuerzas nacionalistas catalanas. “Cuando fue el atentado –explicó Casado-, el Gobierno dijo que se rompía la negociación pero Eguiguren siguió negociando”.

Ordóñez lamenta este tipo de símiles y reclama que se aparten de una vez del mensaje político. “Hay muchos temas para hacer política, que no nos utilice ni nos manosee”, recalca. Y continúa: “Hemos estado siempre enfrente de todos los Ejecutivos que han negociado con ETA y en ese tema, todos deberían estar callados”. Este verano, la presidenta de Covite ya transmitió a Casado su malestar tras un acto de la campaña para dirigir el PP en el que “también” recurrió a “apropiarse del sentimiento de las víctimas”.





Hace apenas un día, sin embargo, Casado volvió a hacerlo y denunció que las víctimas se sienten “ultrajadas” por el Gobierno de Sánchez. Desde el colectivo lo niegan y destacan la “transparencia” del Ejecutivo a la hora de llevar a cabo los traslados de presos de ETA que se están realizando, unos movimientos que, recuerdan, están teniendo lugar en base a la ley y los jueces de vigilancia penitenciaria.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: