Orange ha anunciado que extenderá sus servcicios bancarios a toda Europa de aquí al 2025, después de que hace una semana anunciara la apertura en España de su primera sucursal bancaria en Europa.

Esta es una de las líneas que incluye la operadora en su plan «Compromiso 2025», que sustituye al «Essentials 2020», lanzado en 2015, que ha sido desvelado este martes por el presidente de la compañía, Stéphane Richard, y que ha sido recibido en la bolsa parisina con bajadas. (A las 14,00 horas caía más del 4,3 %).

De acuerdo con este plan, Orange prevé un crecimiento del ebitda de entre un 2 % y un 3 % anual de promedio de 2021 a 2023 y multiplicar por dos su flujo de caja por sus actividades de telecomunicaciones en 2023, al pasar de 2.000 millones de euros en 2019 a entre 3.500 y 4.000 millones de en 2023.

En España, la operadora pretende volver a su senda de crecimiento en 2021, según consta en su plan estratégico, que sustituye al de 2015-2020.

Orange, que en España ofrece un interés del 1 % sin condiciones, hasta los 20.000 euros, prevé alcanzar en 2023 casi los 5 millones de clientes en Europa y los 400 millones de euros en ingresos.

La mejora de la conectividad; el fortalecimiento de su liderazgo en infraestructuras de telecomunicaciones; y su conversión en el operador digital de referencia en África y Oriente Medio, donde prevé tener implantado el 4G en 2020 en los países en los que opera; son otros de los retos que se marca la operadora dentro de su plan estratégico.

En dispositivos móviles, Orange se centrará en el 5G

El 5G ofrecerá velocidades hasta 10 veces más rápidas y una mayor capacidad, pero será a partir de 2023 cuando pueda ofrecer una latencia más baja, ha afirmado la operadora en su plan. En 2020, prevé inaugurar un centro de innovación en Chatillon (Francia) para investigar casos de uso de 5G.

Para optimizar el despliegue de su infraestructura móvil de 5G, la operadora se basará en acuerdos de intercambio de red de acceso de radio (RAN), como el que ha firmado en España.

También se ha referido a sus 40.000 torres en Europa, para cuya gestión creará sociedades de infraestructuras de telecomunicaciones en la mayoría de los países donde opera, en las que tendrá la participación mayoritaria y en la que gestionarán estos activos. Los primeros proyectos los creará en 2020 en Francia y España.

Lo ha anunciado en el mismo día en el que ha trascendido la venta por parte de Orange España de 1.500 torres a Cellnex, unos emplazamientos que la operadora no considera estratégicos, a diferencia de los que quiere incluir en las sociedades que cree.

En España y Polonia, Orange prevé crear sociedades con operadores «FiberCos» para compartir servicios de fibra hasta el hogar (FTTH), en los que podría involucrar a terceros.

En Francia, ha anunciado que creará una subsidiaria a partir de 2020, llamada Orange Concesiones, en la que podrían entrar otros socios, para cumplir con sus compromisos en áreas de densidad media en Francia. En este país prevé desmantelar su red de cobre en 2023, en un proceso que terminará en 2030.

En el plano social, busca adaptarse a los nuevos tiempos mejorando las conexiones en Europa y sus infraestructuras, especialmente en Polonia, Francia y el continente africano, con ofertas de servicio bancario con costes de inversión controlados.

Según Orange, el plan anterior les permitió crecer en tres aspectos: el desarrollo de la fibra, la banca móvil y el aumento de servicios de tecnología de la información para las empresas.

Para 2025, la compañía quiere centrarse en la ejemplaridad social y ambiental ante los crecientes y alarmantes niveles de desigualdad y la urgencia climática.

Para ello, se comprometen a reducir un 30 % de sus emisiones de CO2, a utilizar un 50 % de energías renovables en el grupo y a concebir el total de sus productos comerciales en formatos sostenibles, y a apostar por l




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: